¡Comparte en tus redes!

Se acabaron las vacaciones

Georgette RiveraAsí como todo lo que empieza termina, de esta misma forma las vacaciones son ya casi parte del pasado, de algo que se desvanece y toma otro matiz. Te preguntarás porque te hablo de todo esto, pues bien, tal como el período de asueto que les dan a los estudiantes de diferentes ciclos escolares y que llega a su fin, así deberían terminar las vacaciones para muchos que no han decidido qué hacer con sus vidas, aquéllos que llevan meses y años preguntándose que sigue más adelante, hacia dónde está su destino, o qué decisión deben tomar respecto a algún tema que les sea complicado; y la razón por la cual siguen en ese lugar, es porque no ha habido nada ni nadie que los haga moverse hacia la toma de la responsabilidad de su propia vida. Estas personas esperan que alguien se haga responsable de todo aquello que consideran no deberían estar haciendo ellos; es decir, buscan una salida fácil, y por difícil que parezca, no habrán de encontrarla dado que nadie tiene la obligación de realizar un acto de magia para cambiarles la vida o para ayudarles en la tarea de ser independientes y capaces de ser ellos mismos; así que la única manera de que en realidad quieran salir de ese descanso permanente en el que se rehúsan a vivir su vida asumiendo un compromiso con ellos mismos, es del siguiente modo:

  • El tiempo transcurre y no se detiene y con ello tu edad sigue avanzando, más no tus logros.
  • Nadie está obligado a ayudarte, todo aquéllo que no hagas por ti, nadie más podrá verificarlo.
  • Si hoy no sabes qué hacer puede ser que mañana te encuentres igual, así que mientras no te forces a hacer algo y terminarlo, tu vida seguirá siendo un laberinto de irresponsabilidades que traerán como consecuencia frustración y conflicto.
  • No anuncies repetidamente que vas a hacer las cosas, realízalas y punto. No es al mundo a quien tienes que convencer de que lo harás, sino a ti mismo.
  • Si tú te invalidas, nadie más podrá validarte.
  • Céntrate en una sola cosa y hazla, ahí está la manera en la que podrás asegurarte de ser consistente con algo.
  • Si lo que deseas hacer no te convence, pasa a otra actividad que te haga sentido.
  • Sé coherente entre lo que haces y lo que dices y practícalo por más de 21 días para que se convierta en un hábito.

Si después de haber leído las recomendaciones anteriores estás seguro de querer seguir adelante y lo ves como un reto y no como un castigo; tienes un 90 por ciento de probabilidades de lograr tu objetivo, así que no te detengas y continúa tu camino, eso te permitirá reforzar todo aquello que quieres emprender. Es tiempo de que salgas de tus permanentes vacaciones que sólo te sitúan en un lugar lejano a cualquier meta que una persona que se vuelve adulta y madura deba conseguir para sentirse plena y realizada.

¡No cejes en el empeño, sigue avante!

Qué tengas una bendecida semana.

Geoergette Rivera

Georgette Rivera