¡Comparte en tus redes!

Sigue entrenando aún con una lesión

 

Hoy vamos a compartir contigo algunos consejos para entrenar cuando estas lesionado o resentido de alguna parte de tu cuerpo, pero no quieres parar tu entrenamiento, ya sea porque tienes un evento de competencia o bien una meta.

Antes que nada, si te lesionas dentro del gimnasio o bien en tu vida diaria, haciendo un movimiento involuntario, lo primero que debes hacer es ir con un especialista , ya sea un cirujano traumatólogo u ortopedista, o bien algún medico del deporte, para que te diagnostique correctamente, y te de el tratamiento adecuado para que puedas recuperarte satisfactoriamente de tu lesión y no la estés arrastrando por años y sobre todo no dejes de seguir con tus entrenamientos y que muchas veces tiene metas a cumplir en cierto lapsos de tiempo , así no perderás tu ritmo y tu condición física.

Una vez que el doctor te de su diagnóstico, podrás saber si puedes continuar con tu entrenamiento pero quizá a menor intensidad y así no truncas por completo tu proceso. Si bien el reposo siempre será la mejor cura para cualquier enfermad o lesión, en ocasiones no nos es posible parar porque quizá te estas preparando para una competencia o una presentación donde se requiere sigas con tu entrenamiento.

Una vez identificado tu padecimiento o lesión, puedes recurrir a un instructor calificado en tu gimnasio, para que diseñe una rutina más dosificada y no tan demandante para tu lesión, incluso ahora tu entrenamiento puede convertirse en una terapia restaurativa y a su vez sigues fortaleciendo tu cuerpo. En algunos gimnasios existen clases, tales como yoga restaurativa, que se enfocan en entrenar de manera mas conciente y enfocada a zonas de tu cuerpo, dándoles más tiempo de trabajo para fortalecer .

También existen otro tipo de clases como son : hata yoga y yoga flow que son clases un poco mas demandantes que una yoga restaurativa pero siguen siendo muy nobles para tus articulaciones y tus lesiones .

El Pilates también puede ser una clase terapéutica, pero esta clase demanda más fuerza en tu zona abdominal por lo cual si tu lesión es en la zona lumbar o bien en la columna en la parte alta , algunos ejercicios serán un poco más intensos para ti, pero nada es imposible siempre y cuando tengas la guía de un buen instructor .

Si bien todas estas clases no son tan demandantes como tu entrenamiento cotidiano, si llegaras sentir un trabajo completo y restaurativo para tu cuerpo, fortaleciéndolo de manera integral.

Hay terapias que puedes hacer en tu casa con implementos muy sencillos, como lo son las bandas elásticas , los rodillos de Pilates , y ciertos ejercicios de biomecánicas. Recuerda que puedes buscarlos en la web en tutoriales muy seguros .

Algo que nunca fallará es la terapia de contrastes, frio-calor. Que bien puedes realizar en casa. Aquí un ejemplo.

Tip:

En un vaso de unicel pones agua a la mitad, la congelas y después vas cortando el unicel para que el hielo este en contacto con la piel.

Calentar agua y sumergir toallas limpias para aplicar en la piel.

Daniel y David Fierro