¡Comparte en tus redes!

Señales de que podrías estar criando a un ni-ni

gabriela_montielHace ya algunos años se comenzó a contabilizar el número de jóvenes que abandonan sus estudios prematuramente por diversos motivos, muchos de ellos fueron seducidos por el dinero fácil que les proporcionaba el boom económico, ávido de mano de obra poco calificada. Muchos abandonaron para poder ayudar a su familia o simplemente querían independizarse económicamente de ella, además de comprar ropa de marca, pagar sus vicios, pasear con su novia, etc. La urgencia de transformarse de adolescente a hombre tuvo mucho que ver en la decisión de estas personas, y como era de esperarse muchos cayeron en la trampa que la sociedad había concebido a su alrededor; ahora ese joven ya ni estudia ni trabaja, y se autodefine como un ni-ni, y que engrosará las listas del desempleo hasta que vuelvan a crearse mejores oportunidades en la economía nacional.

Muchos de ellos ya ni siquiera buscan empleo, ahora viven de sus padres, duermen mucho, y no ayudan en las labores domesticas, merodea por parques a cualquier hora, navegan por internet todo el día y pueden contactarse fácilmente con gente de malas costumbres. El instituto Mexicano de la Juventud dice que son unos siete millones los que se encuentran en esa condición, un número que podría aumentar a fines de este año. Y de acuerdo con especialistas el fenómeno es consecuencia de la crisis económica y también muestra los problemas que enfrenta el sistema educativo de nuestro país. Y lo que es peor, los ni-nis representan una mano de obra accesible para bandas de narcotráfico, por lo que el crimen organizado es una alternativa real para ellos. Suena muy duro, pero muchos ni-nis se auto cuestionan: ¿para qué estudio si el narco lo provee todo? Muchos jóvenes se sienten tan preparados y satisfechos con sus vidas, pero a la vez vulnerables y perdidos en la sociedad, por lo que se sienten presa fácil de la devastación laboral y no aciertan a vislumbrar una pronta salida.

La Procuraduría General de la República ha informado que en algunos estados, los carteles del narcotráfico reclutan sicarios y vendedores de droga entre los jóvenes sin empleo o estudio. De hecho, la organización denominada Causa Ciudadana documentó que en seis meses un ni-ni puede convertirse en delincuente peligroso. Y por desgracia a muchos de ellos les agrada adquirir prestigio social, admiración y respecto de sus amigos y además inusitados ingresos que no tendrían de otra manera. Por ello estimado lector, es primordial que usted reconozca este problema a tiempo y si tiene jóvenes propensos a este problema, procure mantenerlos ocupados estudiando y/o trabajando honradamente. Usted puede identificar a estos jóvenes y ayudarles a encauzar su talento…

A través del tiempo las nuevas generaciones han sido marcadas por hechos políticos, sociales, económicos y descubrimientos tecnológicos. En muchas ocasiones estos sucesos han causado distanciamiento entre padres e hijos.

A continuación encontrará una lista sencilla de hechos que pueden estar ocurriendo en su hogar que podrían convertirse en un el foco rojo de que su hijo se está convirtiendo en ni-ni.

  1. Ha manifestado su deseo de abandonar los estudios por un tiempo (año sabático)
  2. En repetidas ocasiones menciona que el nivel escolar es bajo y no adecuado para sus metas.
  3. Menciona como referencia a varios amigos que están en su mismo caso
  4. Comienza a tener problemas graves de estudio y conducta social.
  5. Sus gastos se han incrementado y ahora pide más dinero a sus padres
  6. Menciona que ha encontrado buenas oportunidades de negocio casi mágicas
  7. No permite la entrada de sus padres a su habitación
  8. Los fines de semana no se le puede ver en casa, siempre se las pasa fuera
  9. Los conflictos entre padres e hijos se vuelven cada vez más cotidianos
  10. Comienza a recibir llamadas telefónicas en horas no habituales

Si somos capaces de encausar sus habilidades individuales desde temprana edad, el problema será menos grave, debido a que usted ha fomentado en sus hijos anhelos, retos, tolerancia y paciencia. Este efecto ni-nis invade nuestra vida con más fuerza cada vez, por lo que debemos preparar a las nuevas generaciones para que conozcan sus peligros y las consecuencias. Manténganse siempre en contacto con sus profesores, amigos y conozca los lugares que frecuenta. Nunca es tarde para ofrecer una nueva oportunidad a nuestros hijos. El joven educado no necesariamente tiene lo mejor de todo, simplemente disfruta al máximo de todo lo que tiene en su camino.

Gabriela Montiel