¡Comparte en tus redes!

Ser o no ser responsable, he ahí el dilema

Roberto Niño de RiveraDebo comenzar esta columna diciendo que me pase de la fecha de entrega por varios días y hubiera sido peor de no ser porque mi jefa (gracias) me rectifico que la tenía que entregar, que urgía; otra cosa importante es que ella me dijo que no entregará el domingo porque entendía que estaba en un curso pero no entendí que lo que quería decir era: no entregues el domingo pero entrega después; y para mi fue muy fácil deslindarme y no verificar si tenia que entregar, le ofrecí una disculpa y heme aquí escribiéndola.

Durante mucho tiempo tuve un conflicto importante, en mi trabajo me decían que tenia que ser responsable y la verdad es que yo hacía berrinche en algunos casos porque la responsabilidad va desde lo que dices en el transito cuando estas enojado hasta lo que escribes en tus reportes o tareas, hasta si recoges la caca de tu perro o no, todo el tiempo somos responsables de todo lo que hacemos pero lo que cambia es la forma en la que respondes y ahí entraba mi conflicto.

Yo entraba mucho en conflicto porque la forma en la quería responder a situaciones no cuadraba con la forma en la que creía que debía de responder, no quiero que pienses mal de mí, pero me pasaba que iba tarde en el transito, queriendo meterme y si me tocan el claxon llegaba al punto de bajarme del coche a echar bronca. Yo se que no es lo ideal y hoy entiendo más de por qué no sólo no es lo ideal sino que es perjudicial, mínimo en mi caso.

Todos los días tomamos decisiones de cómo vamos a responder, de cómo vamos a manejar nuestras emociones, pensamientos y sensaciones, todos los días decidimos si escuchar a esa voz que te trata mal y te recuerda cómo no has llegado a tu sueño o mandarla a la fregada y disfrutar de tu mañana (eso me pasa a mi, tal vez te pase a ti). Hoy tengo más claro que no se trata de lo que “debería” (lease con un tono burlón como de niño arremedando), se trata de la vida que tu quieres empezar a vivir porque si no recoges la caca de tu perro, sé que puede parecer que no afecta, pero lamento informarte que culturalmente estas cargado de demasiados mensajes y aunque no quieras sí te estas mandando un mensaje cuando no te importa y dejas ahí esa caca. Tu solito te mandas el mensaje de que tus acciones en tu colonia no importan, de que no eres el vecino ideal que cuida la calle, que eres descuidado porque no tenias una bolsa contigo y eso es para recoger la caca de tu perro, ahora imagínate los mensajes que te mandas si llegas tarde a una cita de trabajo, si no entregas ese reporte o esa tarea a tiempo, si faltas a esa fiesta porque estas cansado de la semana y tienes hueva, todo tiene un impacto en nosotros aunque no queramos.

Yo decido hacía donde quiero que vaya mi vida, yo decido si en mi vida yo soy alguien comprometido, cercano, amoroso, cuidadoso, responsable; yo también decido si soy alguien lejano, irresponsable, poco comprometido, poco confiable y lo curiosos es que puedo ser las dos, sólo hay que comprometerse a una. Al principio fue un golpe porque dije rayos, ya no puedo hacerme pato pero el tema es que la única persona que sabe que se hace pato soy yo, la única persona que sabe que no tiene la vida de sus sueños soy yo, la única persona que me llevo entre las patas soy yo.

Yo no se cual vida es la correcta pero sí sé cual vida es la que quiero, sí sé de que forma quiero que me recuerden mis hijos, mis nietos y mis compañeros cuando muera ¿Y tu, cuál es el tipo de vida que quieres para ti?

Roberto Niño de Rivera

IdeasQueAyudan