¡Comparte en tus redes!

Ante la inflación, si multiplicas ¡que sean orgasmos!

Como en el Museo del Papalote: toca, juega y aprende, parte de una buena sesión de sexo con tu pareja o detalle en curso puede enriquecerse en sensaciones, donde el orgasmo sea el rey de la noche y su gran coronación: ¡segundas rondas continuas!

orgasmo

Date

Prepárate para esa noche, conociendo tu cuerpo a fondo; sáltate los tabúes milenarios e impuestos por la sociedad desde hace milenios telarañosos y sin importar tu edad ¡date!

Date placer, auto complace tus instintos más ocultos y sobre todo, conoce tu cuerpo para que sepas por dónde darle camino a tu pareja. Será la mejor forma de contar con un mapa de tu cuerpo, de ser consciente de él y compartir con tu pareja tus más profundas necesidades sexuales.

Explora

Una vez llegada la oportunidad y el gran momento de estar con tu pareja, explora todo el terreno, conoce cuáles son sus puntos “débiles”, recorriéndola de pies a cabeza, jugando con cada parte de tu cuerpo y con tu creatividad.

Recuerda que como buen viajero, la relajación y la respiración incentivarán que tu mente y tu cuerpo se abran a nuevas ideas, donde tus dedos esculpan los deseos más profundos de tu pareja, preparándola para experimentar diferentes orgasmos que, de poco en poco y de piel a piel,  acaricien en suspiros las zonas menos exploradas.

Cultiva

Si quieres aumentar el placer de tu chica o ayudar a tu chico a que en el acto sexual ambos alcancen el orgasmo, cultiven la pasión mutua, masturbándose, estableciendo un amor sanador, donde la libertad de decir que sí o negarse al acto entero sexual, no deje a uno en la cumbre y al otro en un solitario y frío encuentro.

¿Listos? ¡Fuera!

NOTAS RELACIONADAS

¿Te gusta el sexo fuerte y tu pareja no puede ser así? ¡Motívalo! Aquí.

Demisexualidad ¿qué es eso? Aquí.

Juguetes sexuales con Edelmira Cárdenas. Aquí.