Si tu hijo quiere aprender a conducir

¡Comparte en tus redes!

Si tu hijo quiere aprender a conducir debe tener dos clases, la parte teórica y la parte práctica, en la clase teórica debes proporcionarle el nuevo reglamento de tránsito en la ciudad de México (o el correspondiente a tu zona o país).

La primer clase será la teoría, es aquí donde tienes la oportunidad de hablar muy seriamente sobre los peligros de textear mientras conduce o hablar por teléfono. No olvides explicarle muy bien sobre los riesgos de conducir en estado de ebriedad.

También es tu oportunidad para llegar a un acuerdo y compartir responsabilidades con tu hijo, como son la repartición de los gastos del vehículo, por ejemplo la gasolina.

Otra clase que debes darle (combina teoría con la práctica) es decirle todo lo que sabes de mecánica y sobre mantenimiento del auto, si crees que tus conocimientos son pocos, es hora de visitar a un amigo mecánico y pedirle que te ayude con un brebaje cultural general. La mejor clase para conducir un auto es el ejemplo, así seas mal o buen conductor, tu hijo va aprender mucho de ti, ten cuidado de tu influencia. No te desesperes nunca con un conductor principiante.

En la práctica

Demuestra tener una buena técnica de manejo y sigue los reglamentos incluso más de lo habitual. Deja espacios, enciende las señales, no aceleres y evita reñir con otros conductores. Haz que tu estudiante (hijo o hija) dé su opinión sobre lo que pasará con el tráfico y sobre cómo responder a ello. Pídele su opinión sobre cómo lidiar con los peligros del camino.

1.- Consigue su licencia de manejo. De preferencia la licencia debe tenerla antes de iniciar con las clases, en éste LINK te dicen qué requisitos necesitas para tramitar una licencia de manejo.

2.- Elección del lugar. Consigue un lugar vacío como un estacionamiento y de preferencia en un horario en donde no haya muchos autos.

3.- Reconocimiento de controles. Hagan pruebas de todo el funcionamiento del auto, si es posible que el alumno encienda y apague motores más de una vez para que se familiarice. Checar limpiaparabrisas, ventanas, quemacocos, luces, luces intermitentes (de emergencia), etc.

4.- Comiencen a conducir. El joven debe echar a andar el auto, acelerar, haces cambios de velocidades y comenzar a dar vueltas a la izquierda y derecha. Practiquen estacionarse en paralelo, cerca de una banqueta o línea pintada en el suelo. Que practique el conducir de reversa.

Debe conducir varias veces hasta lograr familiarizarse con los controles comunes y con las distancias que debe medir.

5.- Es hora de salir del estacionamiento. Ya se practicó bastante tiempo y el joven se familiarizó con las distancias, es hora de salir a las calles a vivir la experiencia real. El joven (o la chica) debe respetar su carril, mantener la distancia adecuada (tiene que ver las llantas del auto de enfrente), frenar con anticipación y ser cordial.

6.- Aumenta la dificultad. Ahora llévalo a un lugar con mucho tránsito, haz que vaya de subida en pleno tránsito (para que sea capaz de soltar el clutch en el momento preciso sin golpear al auto de atrás), llévalo por autopistas complicadas y si tienes la oportunidad, que conduzca debajo de las tormentas. Piensa en otras dificultades con los que podría lidiar cualquier conductor y ponlos en práctica.

7.- Repaso. Vuelve a acompañarlo para repasar todas las maniobras e indícale si se le olvidó poner su señal al dar la vuelta o prestar atención al cambio de velocidad. Mucho éxito.