¡Comparte en tus redes!

Sociopáticos - A propósito de Javier Duarte

Edilberto Peña de LeónDesde hace algún tiempo y más ahora que se dio la detención del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, algunos amigos me han preguntado que pudo haber detrás de su personalidad que lo motivara a cometer los crímenes que se le acusan con la torpeza que parece que los hizo. Esto da pie para hablar de los rasgos de personalidad sociopáticos (que ya habíamos hablado en alguna otra participación), pero que cobran relevancia para entender la mente de individuos como Duarte.

Aquí algunas de las características de los sociopáticos:

  • Dentro de su desarrollo psicoemocional nunca formaron la barrera de diferencia entre lo propio y lo de los demás. Esto hace que estos individuos no encuentran un motivo por el cual ellos no puedan tener lo que desean aunque sea de alguien más, y no lo ven como malo.
  • Su mente está centrada en las metas y no en los procesos. Sólo se fijan objetivos pero no caen en la cuenta de lo que se va a tener que hacer para conseguirlo, sólo vale el logro. Es por eso que en este caso de Veracruz vemos tanta torpeza en los mecanismos para burlar la transferencia del dinero, pareciendo increíble que alguien pudiera pensar que no se podrían descubrir.
  • Sufren de una carencia básica de dos emociones importantes: la empatía y la culpa. Entendiendo por empatía el poder ponerse en los zapatos de los demás, es por eso que no pueden comprender el daño y sufrimiento que están teniendo otras personas por los hechos que hace uno. Y en cuanto a la culpa, va relacionado al primer punto que mencionamos, si tengo “derecho” a tener lo que quiera aunque sea de alguien más, pues será difícil que sienta culpa.
  • Están acostumbrados a que siempre se resuelven los problemas, a veces hasta de forma “mágica”. Las personas con rasgos sociopáticos también comparten rasgos narcisistas que los hacen sentir merecedores de beneficios por encima de los que podemos aspirar los demás. De ahí probablemente ya famosa “sonrisa” de Javier Duarte.
  • Ellos ven como injusto que se les acuse de hacer cosas criminales, ya que el fruto de sus malos manejos es algo que se “ganaron” con su esfuerzo, así que siempre defenderán que su patrimonio es bien habido.
  • Poseen un carácter seductor y encantador que les facilita el poder obtener todo lo que ellos quieren. Probablemente (y sin conocer personalmente a Javier Duarte), esta sea una de las características que él no tiene.

Yo sé que después de leer esto es muy probable que conozcan a más de uno que se ajuste a estas descripciones, sólo hay que recordar que ellos no son “absolutamente” conscientes de ellas, que son rasgos que se formaron en el desarrollo de su personalidad y esta es su manera de ser y de relacionarse con el mundo. Esto de ninguna manera los exime de responsabilidad de los actos que comentan.

Edilberto Peña