¡Comparte en tus redes!

Siempre hay tiempo para un rapidín

rapidinEn teoría, para que el sexo sea placentero debes dedicarle suficiente tiempo como para estimular correctamente a tu pareja, crear el ambiente ideal y relajar el cuerpo, pero ¿qué pasa cuando sólo tienes unos minutos para gozar a tu pareja? ¿Aguantarte? ¡Jamás! Para eso existe el rapidín.

Recuerda que el hecho de que sea contra reloj, no implica que no llegues al orgasmo en una breve sesión de sexo. Lo único que necesitas es trabajar en la técnica. Aquí te damos unos tips que les harán más placenteros sus rapidines:

  • Preparación. Más vale prevenir que lamentar, dicen por ahí. Esta regla aplica para el rapidín. Si vas a salir con tu pareja y crees que el ambiente se presta para que gocen de un buen momento, olvídate de los pantalones entallados y usa falda. ¡Ah! Siempre lleva un condón en tu bolsa.
  • Lugar. Parte de la emoción de los rapidines es que suelen darse en lugares públicos o en donde cualquier los puede descubrir. Los lugares más socorridos son el carro, el cine, un baño y en la playa; pero pueden usar su imaginación y dar rienda suelta a sus fantasías.
  • Previo. Para que la magia ocurra en pocos minutos deben ponerse a tono con antelación. Puedes excitarlo diciéndole cosas sugerentes al oído, besándolo profundamente, rozando tu cuerpo contra el suyo y acariciando su miembro por encima de la ropa.
  • Constancia Lo más seguro es que la primera vez que lo intentes no alcances el orgasmo, pero no debes desanimarte. Recuerda que la práctica hace al maestro, y si de plano las cosas no salen como esperabas, siempre puedes ver al rapidín como el preludio de una larga y apasionante noche de sexo.

Lo mejor del rapidín, aparte de que te bajas la calentura, es que siempre estás en busca de nuevas formas de alcanzar el éxtasis en poco tiempo.