¡Comparte en tus redes!

7 disfraces de última hora para tu hijo

¡Ya es hora de la fiesta de Halloween y no te acordaste de los disfraces! Te conectas a Internet y te pones a buscar algunas sugerencias, ideas, consejos, tips, estrategias para improvisar algo que te de la solución.

Si no cuentas con el presupuesto, puedes hacer cosas ingeniosas con tela o ropa que ya no utilices en casa. Si las prisas no te dejan pensar claramente, aquí te damos algunas ideas que te sacarán de apuros:

1.- Elige ropa negra. La mayoría de los brujos, brujas, vampiros o monstruos son negros. Eso te dará tiempo para ir armando tu vestuario. Si tu niño tiene un traje aprovéchalo, sólo píntale en la boca un poco de sangre y maquíllalo, luego levanta su cuello y listo ¡Ya tienes un pequeño Drácula!

2.- A las niñas les gusta mucho el disfraz de bruja, sólo tienes que buscar un vestido negro o conseguir algo de tela negra. Para hacer el sombrero de bruja haz un cono con una cartulina negra y pégalo sobre un ala redonda. Ármale una capa con una manta negra, pashmina o tela, puedes ir a la papelería a comprar algunas estrellas para adornar su indumentaria.

Siete disfraces de última hora para tu hijo

Siete disfraces de última hora para tu hijo

3.- Si quieres que tu niño sea un brujo, haz el sombrero de la misma forma que el de la bruja. Usa túnica negra, pero agrega una barba con un poco de estopa y cinta adhesiva. Agrega una varita mágica enrollando papel sobre un lápiz y colocando una estrella dorada en la punta. No necesitas mucho presupuesto para esto.

4.- Usar una sábana vieja. Las sábanas viejas son muy usadas a última hora, sólo tienes que marcar unos ojos y recortarlos, todo a la medida de tu pequeño. Las sabanas también podrían ser recortadas en tiras largas, de siete o diez centímetros de grosor para después pegarlas sobre alguna camisa vieja de tu hijo. Así lo conviertes en una momia. Puedes agregarle un toque especial con sangre falsa.

5.- Si el niño quiere ser un monstruo, puedes darle gusto usando tu maquillaje. Pintarle el rostro de verde y ponerle sombras en los párpados y ponle los labios negros. Pon gel en su cabello, puede quedar con las puntas arriba.

6.- Una funda de almohada puede ser usada como máscara, sólo hay que recortarle los ojos y poner un poco de sangre salpicada a la funda. Si tienes un mandil blanco lo agregas y ya tienes a un carnicero. Si puedes conseguir un machete de juguete lograrás el traje perfecto. Agrega a la máscara de funda de almohada un cubre-bocas.

7.- Los sierres en la cara. Puedes quitarle un sierre a un pantalón viejo y ponerlo sobre la cabeza o el rostro, abierto hasta la mitad. Crea la sensación de que la cremallera está abriendo una parte del cuerpo, esto lo consigues con un poco de pintura roja. La vestimenta puede ser ropa rota y con algunas manchas de sangre. Ahora diviértete con tus hijos.