¡Comparte en tus redes!

Snacks de media noche que no afectarán tu salud

Snacks de media noche que no afectarán tu salud

Snacks de media noche que no afectarán tu salud

Tienes un mal hábito, por alguna razón te levantas de tu cama a media noche y caminas hacia la cocina para comer lo primero que te encuentres en la cocina o en el refrigerador, una vez satisfecho te diriges de nuevo a tu cama. Quizá una de las razones es porque te acuestas con hambre, entonces es conveniente que tus cenas no sean tas escasas.

Tu metabolismo disminuye a las 7 de la noche y sufre una caída a las 9, según lo explica la nutrióloga Helene Charlebois, por lo tanto tu cuerpo acumula todas las calorías de la cena de esa hora. Los expertos aseguran que la razón por la que tienes hambre a esa hora es por algo que está ocurriendo en tu vida. No comer después de la cena te hará dormir mejor.

¿Cómo dejar de comer a media noche?

Pregúntate a ti mismo si estás hambriento, molesto, si te sientes solo, cansado o aburrido. Si descubres que estás molesto haz ejercicio, si estás cansado quédate en la cama, si estás aburrido levántate y lee un poco. Pero si en verdad tienes hambre, ingiere una pequeña cantidad que tenga proteínas. Aquí algunos Snacks de media noche que no afectarán tu salud.

1.- Yogurt. Ingiere medio vaso de yogurt, sólo eso, saboréalo y corre inmediatamente a la cama, aléjate de ahí para evitar seguir comiendo.

2.- Un bocado de queso. Un pequeño mordisco de tu queso favorito es suficiente para calmar las ansias, pero ten cuidado, pues quizá se abra más tu apetito.

3.- Un vaso de leche. Es deliciosa y quizá se te antojó un poco, sírvete media taza y acompaña con una galleta y listo

4.- Agua. A veces confundimos la sed con el hambre y por eso llegamos a la cocina con la esperanza de calmar nuestra supuesta hambre, pero lo que en realidad te está pidiendo tu cuerpo es agua.

5.- Jugo de naranja. Media taza de jugo de naranja, te refresca y te sientes un poco saciado.

El mejor consejo que podrías recibir es cenar bien antes de las 8 de la noche, no hasta llenarte, pero lo suficiente como para que no te acuestes con hambre. Si te levantas a media noche procura consumir menos de 100 o 150 calorías. Lávate los dientes, así será más fácil vencer la tentación de dirigirte al refrigerador. Evita comer por las noches chocolate, comidas picantes, con mucha grasa o tomar café o refrescos.