¡Comparte en tus redes!

Sobre las causas y consecuencias de la infidelidad - parte 2

Irene ToricesLa vida en pareja es un continuo proceso de aprendizaje acerca de si mismo y de la otra persona, del compartir, de crecer, de ser individuo dentro de una relación de dos. La vida real en pareja difiere de las expectativas previas a la unión formal por lo que sería ideal que antes de emparejarse se estableciera un contrato en el que se refieran los deseos y expectativas, conscientes e inconscientes que permitan analizar en conjunto lo que se quiere y se espera, con la intención de –en lo posible- evitar caer en situaciones que puedan llegar a dañar seriamente la relación establecida en caso de involucrarse con una tercera persona, pensar la infidelidad como una situación que puede hacer crecer la relación de pareja raramente sucede, razón por la cual habrá que tomar en cuenta lo mencionado.

Las causas que llevan a la infidelidad o a una relación extra pareja son muy diversas, existen sin embargo, algunas que han sido referidas más frecuentemente por mujeres y hombres en esta situación:

Causas de infidelidad en las mujeres

  • Insatisfacción de las necesidades emocionales dentro de la pareja formal.
  • Violencia familiar
  • Venganza por presuntas o confirmadas infidelidades de la pareja.

Causas de infidelidad en los hombres

  • Atracción física
  • Insatisfacción sexual real o percibida en la relación habitual de pareja.
  • La edad, pues al sumar años pareciera percibirse que está por terminar la sexualidad y la ejercen como la “última oportunidad”.
  • Inseguridad en el desempeño sexual.

Los argumentos que justifican la infidelidad, en palabras de quienes se han involucrado en una relación extra pareja son que, “permiten descargar la tensión acumulada”, “son una forma de desquitarse de la esposa o del esposo”, “son una forma de satisfacer la curiosidad”, o “son una forma de evadir temporalmente la realidad”.

Algunas conductas manifiestas durante los episodios de infidelidad, que pueden ser indicadores de esta, pero no determinantes bajo ninguna circunstancias suelen ser: En los hombres.- cambios de imagen, falta de dinero, cambios en la conducta sexual, mayor atención hacia la pareja habitual. En las mujeres.- cambios de imagen, mayor dedicación a sí mismas, necesidad de autosuficiencia, incremento de la autoestima.

La infidelidad va evolucionando hasta llegar a un punto en el que puede predominar en la relación formal o habitual, la insatisfacción, el dolor emocional, los desacuerdos no hablados y no resueltos, el sentimiento de traición, la pérdida de confianza, inestabilidad emocional, indiferencia, ira, depresión, pérdida de autoestima, miedo, etc.

El descubrir la relación extra pareja, puede traer como consecuencias una crisis en la pareja donde lo más destructivo no es la infidelidad en sí misma, sino la desolación que puede provocar, la cual tiene mucho que ver con la decepción, el enojo y la sensación de vació personal; pero también con la esperanza de recuperar el amor, la aceptación y tomar la decisión de afrontar la situación y lograr el perdón mutuo, el enriquecimiento de la sexualidad, la consolidación de la relación extra pareja, la ruptura o perfeccionamiento de la relación matrimonial…

La intimidad está basada en la posibilidad de establecer una comunicación asertiva con la pareja. Comunicación clara y eficiente acerca de todo tipo de temas desde lo mundano hasta lo más profundo, el dolor y el placer, la alegría y la tristeza, los gustos y disgustos de la vida en común. Significa estar presentes el uno para el otro y lograr la confrontación de las diferencias hasta que deseablemente sean resueltas de manera satisfactoria, significando compartir lo que uno realmente es, más lo que se quisiera ser. Cuidar y confortar, dar y tomar. La intimidad significa honestidad, saber que cada palabra proferida es o trata de ser verdadera, desde este planteamiento la infidelidad o la relación extra pareja debiera ser expuesta con honestidad cuando es descubierta o cuando la persona involucrada en ésta, empieza a identificar que la misma está causando daño. Lamentablemente, esto no es algo que habitualmente suceda.

Irene Torices Rodarte
geishad@geishad.org.mx

Irene Torices Rodarte