¡Comparte en tus redes!

¿Sólo atraes patanes? Descubre la razón

Aunque quisiéramos darte la razón y asegurar que todas tus relaciones fracasan porque no hay un solo hombre que no sea un patán, debemos ser sinceros y decir que eres tú quien ha provocado que tus parejas se comportaran de una forma tan desagradable contigo.

Antes de que decidas dar muestra de tu amplio conocimiento en el uso de palabras altisonantes (groserías, pues) déjanos que expliquemos la razón de esta afirmación.

No es que seas un imán para los patanes, simplemente eres demasiado linda y manipulable. Jamás te defiendes, nunca dices abiertamente lo crees y tienes demasiado miedo de reconocer que mereces más de lo que te dan.

¿No sabes a qué nos referimos? Sigue leyendo y dinos cuántas de estas situaciones te resultan familiares.

  • No sabes decir “NO”. Estás tan dispuesta a complacer a tu pareja que jamás te niegas a hacer algo que te pide. Esto no representaría un problema si él adoptara la misma conducta para contigo, pero seamos honestos, siempre eres tú la que cede.
  • Redes sociales. Estamos conscientes de que son una herramienta súper útil y que te permiten estar en contacto con mucha gente al mismo tiempo, pero ¿no crees que, en vez de recurrir a Facebook o Twitter para invitarte a salir, mínimo debería molestarse en llamarte por teléfono? La peor parte es que siempre respondes a sus publicaciones o mensajes y aceptas verlo en los términos que él dice.
  • Verbo. Pese a tu experiencia, eres demasiado inocente y él lo sabe. Está consciente de que le crees todo lo que te dice. Jamás dudas de sus excusas y es tan bueno hablando, que terminas creyendo que tienes mucha suerte de que te deje estar a su lado, ¿o no?
  • Cambiar. Éste es un defecto muy común en las mujeres, ya que creen que pueden cambiar a las personas y las situaciones. Si desde un primer momento el tipo dio muestras de ser un patán, no habrá forma de cambiarlo; así que deja de engañarte y no toleres sus groserías. ¡Esas cosas sólo ocurren en las películas!

El único amor que jamás puede faltar en tu vida es el que sientes por ti misma, así que debes comenzar por ahí. Valórate y deja de tolerar groserías; mientras no seas capaz de ver el increíble ser humano que eres, nadie más podrá hacerlo.

¡El día que lo logres, los patanes desaparecerán de tu vida!