¡Comparte en tus redes!

¿Solo el miedo nos detiene?

La libertad significa responsabilidad;

Por eso, la mayoría de los hombres le

Tienen tanto miedo.

George Bernard Shaw.

Francisco Javier GarridoEl miedo es una forma inaceptable de nosotros mismos, es un sistema diseñado en la naturaleza humana. para alertar el cerebro y decirnos que debemos estar alerta; la química que el miedo genera en nuestro cuerpo es impresionante. Puede convertirnos en súper hombres o súper mujeres, puede sacarnos de todo estado de vida, consciencia o proceso psicológico en que nos encontremos. En el estado de alerta el cerebro libera químicos suficientes desde adrenalina, desarrollo de estamina, oxítona entre otras más, que al ser combinadas, permiten al corazón oxigenar de maneras exagerada. Dando descargar superiores de energía y por ello es que el miedo puede olerse, sentirse y sobretodo verse en las personas; cuando generan sudoración, dilatación de la pupila o lo más común y ubicable: comienzan a temblar.

La mayoría de los miedos son absurdos e irracionales como por ejemplo los payasos o las brujas, vampiros, zombis, demonios etc. Pero los miedos objetivos son todos aquellos en los que intervinieron nuestros antepasados e involucran altos niveles de dolor, transmitido a través de las cargas genéticas y es así que el miedo a las alturas puede vincularse con el más antiguo de los simios que involucre tu linaje y haya caído de algún árbol mientras trepaba por su alimento.

El miedo es parte de nosotros y la violencia en muchos casos, es una respuesta obviamente irracional y es por estas secuencias que existe siempre ese aspecto, que podríamos describir como discriminante hacia estos sentimientos; pero es sin duda parte del paquete con el que venimos integrados.

La respuesta básica a la hiperventilación o a su forma contraria es Respirar. Y así aplica para todo lo que se nos presente en forma de miedo.

La valentía muchas veces se confunde con la ausencia de miedo; lo cual es un error, todas las personas salvo aquellas que estén enfermas psicológicamente tienen miedos. Pero eso no los hace cobardes; la valentía radica en la superación de los miedos no en la ausencia de ellos.

Por ello la mejor manera de superar el miedo a nadar es nadando, el miedo a las alturas es subir a ellas y metafórica o literalmente el miedo a los toros se ira; agarrándolo por los cuernos. Aunque la idea de superar es solo una forma de describirlo, porque en el transcurso de la vida siempre aparecen secuelas de algo así; también es verdad que lo que ayer mirábamos como algo inalcanzable, las experiencias de vida nos llevan a saber que podemos dominarlo.

El primer paso en el proceso de superación de los miedos está en la respiración. Pero ésta de igual forma, debe ser adiestrada y si es de mano de los expertos que mejor.

Respirar ayudara a oxigenar el cerebro y realizar una mejor elección, en ese proceso sabremos si usaremos los químicos del cuerpo para salir huyendo a velocidad desenfrenada o atacar con un triple de fuerza en los puntos más vulnerables. Este es un fundamento de la defensa personal.

Así que debemos decidir si queremos avanzar o dejar que nos frene la idea de algo que aún no ocurre.

Las manifestaciones del miedo son eso, simples manifestaciones y creo que después de que la información que hoy llega; es el conocimiento el que nos hace libres. Debemos de dejar de culpar a todo lo que existe afuera y empezar a responsabilizar el adentro.

Solo así dejaremos de pensar que la violencia es buena o mala, que el miedo es malo o feo, que los gobiernos se tienen que hacer de políticos, que los cielos o los infiernos o los sentimientos de algún Dios los determina una Iglesia.

Así y solo así sabremos que nada que no seamos nosotros mismos es el todo que frena nuestra grandeza.

Las herramientas siempre serán la constancia y la disciplina. Estas construyen los puentes entre los sueños y la realidad.

Nacimos para ser libres y ser felices.

Francisco Javier Garrido Ruíz