Soy Godínez, soy feliz

¡Comparte en tus redes!

¡Soy Godínez!, ¡soy feliz!, me despierto temprano con el único objetivo de ganarle al reloj y checar a tiempo mi hora de entrada, ¡ya llevo dos retardos! No quiero la sanción.

Hay mucho tránsito, me bajaré del camión y caminaré al metro. ¡Esto está llenísimo! Ni modo, no quiero el retardo, entraré al vagón por la ventana.

Rápido poli, revise rápido que tengo que checar mi hora de entrada.

¡Lo logré! …me acomodaré en mi escritorio para comenzar con mis labores, pero antes… ¿alguien quiere algo de la tienda?

–“Yo, pero mejor te acompaño, es que no sé qué quiero”, me dice una compañera. Así que los dos salimos a comprar, yo con mi ropa de oficina y ella con su atuendo tipo sastre. Ambos portamos muy orgullosos el gafete, yo lo hago con estilo, va colgado de mi cinturón.

Espero que hoy no me cobre la tanda la de recursos humanos, le diré que me espere a la quincena.

¡Ya llegó doña Meche!, la de intendencia. ¿Ahora qué trajo Meche? Deme unos cacahuates, pero présteme su salsa. ¡Martínez!, ¡Martínez! Mañana saliendo jugamos contra los del piso de arriba, te pones trucha, pero ahora sí llevas tu arbitraje, no te hagas...

¡Oigan! ya casi es hora de comer, agarren sus toppers y vamos a apartar el comedor. Bueno, si no hay lugar… pues ya me estaré yendo a comer a las bancas del parque, ¡sólo!, disfrutando de la media hora que me queda libre.

¿Alguien sabe si ya depositaron? Espero que sí, es viernes y no quiero estar sin dinero hasta el domingo.

“¿Qué pasó?, hoy vamos al Vips?”

-Es que ya me dijeron que pagan hasta el lunes–¡Ah, pues entonces vamos a la tienda!

Ánimo colega ¡ya casi!, casi es jueves, el viernes chiquito. Mientras veré algunos videos en YouTube para relajarme.

¡Cómo se me ha ido el tiempo! Ya casi es hora de irse, espero que no se le ocurra al jefe una junta a los 10 minutos de mi hora de salida. Vámonos compañeros, agarren sus cosas porque aquí, después de las nueve, espantan.