¡Comparte en tus redes!

Cómo superar el rompimiento en una relación amorosa

Armando FrancoMillones de personas por todo el mundo en este momento se encuentran sufriendo por una relación amorosa, algunos luchando desesperadamente por mantener la relación, otros enfrentándose a la decisión de seguir intentando o renunciar definitivamente y otros sufriendo por que la relación ya murió y se perdió.

El ser humano sufre grandemente debido a este tema. Por lo general no se le enseña al individuo a perder y a vivir un duelo. Y cuando la vida te lleva a vivir esta experiencia Para algunos individuos es una experiencia devastadora en la que experimentaran un gran dolor durante muchos años y en algunos casos la persona jamás lo superara.

El aprender a soltar amarras y terminar con una relación es sumamente importante si aspiras a vivir algún día una vida saludable y feliz.

Hace muchos años el ser humano tenia una expectativa de vida muy corta de máximo 35 o 40 años, y en la mayoría de los casos las personas únicamente experimentaban una relación amorosa en sus vidas, sin embargo en la vida moderna donde la esperanza de vida es de alrededor de 80 años, esto sumado a la complejidad de modernidad provoca que en occidente un solo individuo experimente a lo largo de su vida un promedio de 5 relaciones amorosas, y si tomamos en cuenta el que las personas no saben renunciar y acabar con una relación lo cual les produce dolor mental y emocional que experimentaran durante un largo proceso de duelo, entonces nos daremos cuenta que a lo lago de su vida una persona vivirá mucho tiempo sufriendo debido al tema de una relación amorosa fallida.

Debes aprender que cuando una relación esta totalmente rota, esta ya se acabo, y que entre más tiempo tardes en tomar la decisión más tiempo de sufrimiento vivirás. Y te estas negando la posibilidad de conocer a otra persona con la cual podrías establecer un bella relación amorosa. Así que cuando una relación esta acabada, hay que terminar con ella, entre más rápido mejor.

En un rompimiento existen dos roles; el que deja y el que es dejado. El que deja se enfrenta al remordimiento de haber herido al otro, le entran dudas y miedos y se cuestiona si es una buena decisión o si solo están viviendo problemas pasajeros. Y por otro lado el individuo dejado se siente, con una auto estima muy baja, se siente inestable y en desequilibrio.

Algunas personas inmediatamente después de terminar buscan involucrarse en una nueva relación amorosa, con la esperanza de así sanar sus heridas, lo cual es un grabe error que solo provocara que la confusión mental y emocional crezca, y muchos inconsciente se involucran en una nueva relación con alguien que comparte el mismo biotipo de su pareja, buscando a alguien muy parecido físicamente y en la forma de ser, pareciendo esta nueva persona un clon de su pareja anterior.

En el fondo la decisión de terminar no es muy difícil, lo difícil es el saber como hacerlo. A través de mi experiencia de más de 20 años como psicoterapeuta, escucho a las personas continuamente decir: “Esto no funciona ya tome la decisión de que no es lo que quiero en mi vida y que ya voy a terminar”, pero se enfrentan después a que les es imposible hacer realidad dicha decisión.

Comienza por renunciar, a la esperanza, al milagro de que un rayo de luz los ilumine y que tu pareja transforme todo lo que te molesta y  no soportas de ella, y que cambie y se vuelva por arte de magia una persona amorosa, atenta, respetuosa comprometida y con un enorme deseo de hacer todo lo que tu requieres.

Es importante el que comprendas que la otra persona esta anclada a ti a través de todos tus sentido, por lo cual tienes que comenzar por dejar de verla, dejar de escucharla y dejar de sentirla. Enfréntate a un periodo de tiempo de contacto cero de aproximadamente 2 meses, rompe todo contacto con esa persona y así enfrentaras el duelo, en este, muy probablemente llores y sufras; hazlo, el dolor es inevitable, pero ya pasado el duelo te comenzaras a sentirte bien.

Después de un gran amor y pasión, no intentes terminar bien, si las cosas estuvieran bien no terminarían. Las relaciones siempre acaban mal, si no, no acabarían.

Es muy importante el cambiar tus hábitos. Haz nuevas cosas, nuevas experiencias que no vivías con tu ex. Comienza a escuchar un estilo de música muy diferente al que escuchabas con tu pareja, ni por error te claves escuchando canciones de Boleros o Balada Romántica, en estos géneros encontramos lamentables ejemplo de lo que seria una Oda a la Codependencia, con frases como: “Sin ti me muero. Eres todo para mi. Me falta el aire si no estas” y cosas por el estilo. Frecuenta nuevos y diferentes lugares, si te es posible cámbiate de casa a un sitio que no hayas compartido con tu ex. Todo esto te ayudara a sufrir lo menos posible.

Jamás sigas con alguien por lastima, por no hacerla sufrir, ya que si alargas la relación alargas el dolor. Cuando las cosas ya se rompieron totalmente, el dejar a esa persona es en el fondo el mejor regalo que le puedes dar, ya que le permites y  te permites la posibilidad de conocer a otra persona con la cual se pueda experimentar una bella relación.

Armando Franco

Armando Franco