¡Comparte en tus redes!

Tal vez haz experimentado el entrelazamiento cuántico

Armando_FRANCOUna madre se encuentra en la Ciudad de México divirtiéndose en la boda de una sobrina, está bailando, riendo, conviviendo con la familia y feliz, cuando de pronto se detiene, se toca el pecho y sin ninguna explicación lógica se suelta a llorar desconsolada y sin control, mientras repite desesperadamente, mi hijo, mi hijo. Cuando sus seres queridos le preguntan, ¿qué es lo que pasa? Ella responde: “No lo sé, algo le pasa a mi hijo”. Paso siguiente sus seres queridos buscando calmarla le dicen: “Tranquila, tu hijo está disfrutando sus vacaciones en Acapulco”. Más tarde todos se enteran que efectivamente el hijo está muy mal, sufrió un accidente y está en estado de coma en un hospital de dicho puerto.

Muchas personas por todo el mundo han vivido experiencias similares. Tal vez en algún momento has traído mucho en mente a un amigo con el que no hablas desde hace mucho tiempo y has pensado hablarle para saber cómo está y justo en ese momento suena tu teléfono y es él. Dos mentes compartiendo el mismo espacio.

Experiencias como estas que por milenios los seres humanos hemos experimentado sin una explicación científica, pero hoy por fin la física cuántica los ha demostrado a través de experimentos científicos.

Entrelazamiento Cuántico. Parece magia pero es ciencia de vanguardia.

Tele transportación de partículas, una célula modifica a otra a pesar de encontrarse a cientos de Kilómetros de distancia, energías invisibles pero medibles que nos conectan con todo.

El siguiente experimento fue considerado por la revista “Time” como uno de los cien mejores experimentos. Se tomaron dos sustancia, dos placas con productos químicos, peróxido de hidrógeno e hipoclorito, a treinta kilómetros de distancia se creaba una reacción, cada una con un entorno magnético que sincronizaba las dos placas, después se provocaba otra reacción en solo una de ellas, la combinación de estas sustancia provoca Flúor, emitiendo una fosforescencia notoria, pues lo increíble es que la otra placa a gran distancia conectada cuánticamente también emitía luz sin que se le agregara el reactivo. El mismo experimento ya lo han hecho con células, a trecientos kilómetros de distancia, y cuando a una de las células se le estimula con luz potente, la otra a gran distancia con un fotomultiplicador reacciona emitiendo luz. Y del mismo modo el experimento ya se hizo con el cerebro de dos personas, uno en Canadá y el otro en España. ¿Impresionante verdad? Pues esto que ocurre con la luz es justo lo que sucede con los pensamientos.

En 1979 el Biólogo Lían Watson publicó la siguiente investigación: Estudió en estado salvaje al mono Macaca Cuscuta, en una isla del Archipiélago Japonés durante un periodo de más de treinta años. Los científicos se dieron cuenta que a dichos monos les gustaban los camotes pero cuando estos se caían sobre la arena a ellos ya no les gustaban, así que tomaron a un individuo y le enseñaron a lavarlo para después comerlo, este al poco tiempo enseñó a hacer lo mismo a los otros monos con los que convivía, sorprendentemente entre 1952 y 1958 sucedió algo impresionante, aproximadamente 100 monos ya hacían lo mismo y de un momento a otro al parecer se superó la masa crítica, generando un avance social y en ese momento todos los monos de la isla empezaron a hacer lo mismo, pero el asombro de los científicos no quedo ahí, se dieron cuenta que también todos los monos de las islas vecinas, sin ninguna conexión y comunicación aparente ya sabían lavar los camotes para después comerlos. A esta investigación se le llamo: ”El centésimo mono”.

Los Gurús y Chamanes desde hace cientos de años ya intuían esto que hoy la física cuántica nos demuestra científicamente. Existe una Mente Universal a la cual sin darnos cuenta nos conectamos todos con nuestra mente individual, que a la manera de un radio portátil al sintonizarla en algún canal específico podemos bajar la señal que se encuentra en la nube. Si un grupo de personas se conectan por medio de una comunicación empática, al mismo tiempo pueden tener acceso al mismo pensamiento.

La mente es divagante y continuamente pasamos de un pensamiento a otro, tanto que en oriente se le da el símbolo del mono, ya que este es un animal muy inquieto que se mantiene todo el tiempo en actividad, brincando de aquí para allá. Si en algún momento algo nos llama especialmente la atención y nos concentramos en ello, entonces cuánticamente nos conectamos con esto. La información en la nube es gigantesca, así que todo depende en donde enfocamos y sintonizamos la atención. Un individuo que pasa la mayoría de su tiempo viendo programas de televisión absurdos y de pésima calidad, leyendo la nota roja, y perdiendo el tiempo en internet interesado continuamente en información sin la mas mínima importancia, pues obviamente, los pensamientos que sintonizará son pensamientos basura. En cambio alguien que concentra su atención en leer libros de grandes expertos en un tema especifico y se mantiene pensando continuamente en encontrar mejores opciones para mejorar su vida, pues los pensamientos que bajará de la nube serán maravillosos.

El gran Steve Jobs. En alguna ocasión contó que las ideas que lo llevarían a revolucionar al mundo con las innovaciones que su empresa aportaría a la humanidad, se le ocurrieron en un Centro de Meditación Budista de California, mientras participaba en un intensivo de meditación.

A partir de hoy te recomiendo mantenerte durante más tiempo enfocado en lo que quieres experimentar en tu vida en un futuro, toma un modelo a seguir y busca la mayor empatía posible con ese individuo, para que en algún momento puedas tener acceso al mismo tipo de pensamiento que tu modelo, y así del mismo modo poder bajar poderosos pensamientos de esta maravillosa nube de información que es la Mente Universal.

Armando Franco