¡Comparte en tus redes!

Por qué es tan bueno cargar a los bebés

Erika HernándezCuando haces algo tan simple como responder a una necesidad que tiene tu bebé, que es que lo cargues en brazos, te llueven consejos como: “No lo cargues tanto, lo vas a malacostumbrar, se va a embracilar, no te va a dejar hacer nada”…

Aquí te platicaré algunas ventajas para no hacer caso a todos estos comentarios de la gente, y seguir tu instinto haciendo exactamente lo contrario.

  • Un bebé necesita ser cargado. Los primeros meses es un ser indefenso que requiere nuestra protección y cuidados para poder sobrevivir. Al pedirte que lo cargues, no te está “manipulando”, ni queriéndote “tomar la medida”, solo expresa su necesidad porque desea sobrevivir y ser feliz. ( Es feliz en tus brazos, ¿quién no anhela que sus hijos sean felices?)
  • Cargándolo le demuestras tu amor, tu cariño, le das la contención y seguridad que necesita de saber que mamá y/o papá están aquí. Siente tu corazón y tu respiración, como cuando estaba dentro de tu vientre, eso le da tranquilidad y paz. (y a ti también)
  • Ayudarte de un rebozo o cargador ergonómico te permite incorporar a tu bebé a tus actividades cotidianas, fortaleciendo el vínculo de amor entre ustedes, y teniendo las manos libres, y brindándoles seguridad a ambos, pues viene pegadito a ti en todo momento y en una buena postura, si llegaras a tropezar por ejemplo, alcanzas a detenerte y tu bebé no se caerá.
  • Tu bebé aprende más porque ve las cosas a tu altura, ve lo que tu estás viendo, lo que estás haciendo, se mueve a donde te estás moviendo. A diferencia de bebés que pasan muchas horas en cunas o corrales, viendo solo el techo o la pared.
  • Te facilitas la vida. No tienes que cargar la carriola a todas partes, ni batallar con ella en situaciones poco accesibles como banquetas, escaleras, baches, transporte, al hacer tu súper o pasear en la naturaleza.
  • En tu pecho tu bebé está mas feliz, llora menos y duerme periodos más largos de manera tranquila. Puedes amamantarlo fácilmente en cualquier momento y lugar. Y también llevar a otro niño de la mano ( o en el mismo cargador, familias con dos bebés pueden cargarlos a ambos con un muy buen rebozo largo)
  • Cargarlo es el perfecto consuelo cuando se sienten enfermos o tristes. No hay como estar abrazado/a por mamá/papá, se acurrucan en ti y ayudas a que sea más rápida su recuperación.
  • Te echas una ayudadita, a tus muñecas, a tu columna, pues con un buen cargador, distribuyes bien el peso de tu bebé evitándote lesiones.

Así que por estas y muchas razones mas, si a ti te nace apapachar a tu bebé, llenarlo de besos, de mimos, traerlo cerquita todo el tiempo, ¡hazlo!, sigue tu instinto, es tú bebé, jamás sobrará todo el amor que le puedas dar. Recuerda que al hacerlo refuerzas su autoestima, le muestras el mundo, viven más cómodos y ambos se sentirán mucho mejor.

Erika Hernández