¡Comparte en tus redes!

¿Qué tan fuerte es tu adicción al trabajo?

adiccion_al_trabajoEn promedio, ¿cuántas horas pasas en la oficina? ¿Eres de las primeras en llegar y la última en irte? Y lo más importante, ¿al terminar tu jornada laboral eres capaz de desconectarte de tus pendientes, olvidarte del celular y concentrarte en tu vida personal?

Si tu respuesta es negativa, permítenos felicitarte, pues formas parte del 8% de la población mundial que es adicta al trabajo. Honestamente, dudamos que esta noticia de sorprenda, pues estás consciente de tu dedicación laboral excesiva y el deterioro de tu vida cotidiana.

Pese a que es una condición que se ha popularizado, sobre todo en los países desarrollados, no todos tenemos el mismo nivel de adicción. Aunque no lo creas, muchas personas trabajan más de 12 horas al día y no es por necesidad, sino para calmar o evitar la ansiedad y el sentimiento de culpa que le produce la falta de actividad.

En función de ello, los especialistas han adoptado una unidad de medida que les permite ubicar el nivel de adicción. Se llama DUWAS (Escala de Adicción al Trabajo Holandesa) y está basada en 20 afirmaciones a las que el paciente debe otorgar una puntuación del 1 al 5, según se identifique con los enunciados.

Algunas de las oraciones que debes de calificar son:

  • Siento que hay algo dentro de mí que me impulsa a trabajar duro.
  • Me siento culpable cuando tengo un día libre en el trabajo.
  • Parece que estoy en una carrera contrarreloj.
  • Me encuentro continuamente trabajando después de que mis compañeros ya lo han dejado.
  • Para mí es importante trabajar duro incluso cuando no disfruto de lo que estoy haciendo.
  • Generalmente estoy ocupado, llevo muchos asuntos entre manos.
  • Parece que un impulso interno me lleva a trabajar duro, es como un sentimiento de que es algo que tengo que hacer tanto si quiero como si no.
  • Dedico más tiempo a trabajar que a estar con mis amigos, practicar hobbies o hacer actividades de placer.
  • Me encuentro a mí mismo haciendo dos o tres cosas al mismo tiempo, como comer y tomar notas mientras estoy hablando por teléfono.
  • Me resulta difícil relajarme cuando no estoy trabajando.

¿Alguna de estas expresiones se aplica a tu caso? Recuerda que, aunque todos somos susceptibles de desarrollar una adicción al trabajo, esta condición es más frecuente en personas de 35 a 45 años, que prefieren realizar sus actividades individualmente y cuyo empleo no sea rutinario.

 

¿Quieres saber más de los workaholic? Haz click aquí para conocer los datos más relevantes.

¿Vas a renunciar? Considera estos tips, aquí.

Las enfermedades más comunes de un oficinista, en este enlace.