¡Comparte en tus redes!

Te decimos cómo proteger a tus hijos de los piojos

piojosLo sabemos. Resulta impensable que tus hijos puedan tener piojos. Eres muy cuidadosa con su higiene personal y no hay posibilidad de que estos insectos habiten sus cabezas.

Sin embargo, debes saber que la presencia de estos desagradables y molestos parásitos no está relacionada con la suciedad, sino con la pulcritud. Gracias a la ciencia, hoy sabemos que los piojos prefieren un cuero cabelludo limpio para alimentarse.

Hoy en día es más común que los niños contraigan piojos en la escuela, pues la aglomeración de pequeños en lugares cerrados favorece el contagio. Además, durante la primavera, el verano y el otoño, el calor y la humedad proporcionan el ambiente perfecto para que estos insectos se reproduzcan.

Tomando en cuenta todo esto, es preciso que tomes algunas precauciones para proteger a tus hijos de los piojos, tales como:

  • Cabello suelto. Recuerda que los piojos se contagian por contacto directo, así que lo mejor es reducir las posibilidades de que se dé ese contacto, recogiendo su cabello.
  • Artículos personales. Los piojos se contagian fácilmente por compartir peines, cepillos, gorras o sobreros, por lo que es necesario que les expliques que no debe usar ningún artículo que no sea suyo, ni prestarles sus cosas a otros niños.
  • Limpieza. Desinfecta con frecuencia los peines y cepillos de pelo con agua extra caliente y jabón. Para tener mejores resultados, te recomendamos que los sumerjas en vinagre durante 10 minutos. Además, debes lavar frecuentemente las toallas, ropa de cama, fundas y cojines de los sillones, así como las prendas de tus pequeños.
  • Champús y repelentes. En el mercado puedes encontrar productos, con distintas composiciones sintéticas o naturales, que prometen ayudar a ahuyentar a los piojos. Puedes conseguirlos en espray o espuma y sólo tienes que aplicarlo en la cabeza de tus niños, antes de ir a la escuela. Asegúrate que su cabello esté perfectamente seco, pues el agua reduce la eficacia del repelente.
  • Revisiones periódicas. Para detectar el problema a tiempo, debes revisar la cabeza de tus hijos, por lo menos, una vez a la semana.

Recuerda que siempre es mejor adoptar medidas preventivas y que la temporada de regreso a clases es en la que se da el mayor contagio de piojos, así que extrema precauciones en esas fechas.