¡Comparte en tus redes!

Te domina el estrés - Estar en el ahora

María Eugenia IbarzábalEn la entrega anterior comentamos como la compañera de trabajo de Marina le comparte las enseñanzas de su maestra de Yoga de ir aprendiendo a estar en el aquí y en el ahora, el “mindfullnes”, estar con toda la conciencia en el ahora, el pasado ya se fue y sólo podemos aprender de él, reflexionar para qué nos sirvió vivirlo, qué aprendemos y cómo aplicarlo al presente y el futuro no está, no ha llegado y minuto a minuto deja de ser futuro y se construye el presente.

Marina va pensando en eso ya para salir del trabajo, se encuentra a Janette, muy contenta le dice: "qué bueno que te veo, te traigo copia de otra técnica de respiración que me dieron ayer en mi clase de yoga, ojalá te sirva", Marina la lee muy rápido, son sólo siete renglones y piensa: "esta técnica se ve fácil".

Ejercicio Respiración profunda, lenta, rítmica y silenciosa

Observa tu respiración por un minuto. Y ahora, conscientemente, haz tu respiración más profunda, más silenciosa, más lenta y más regular.

Esta es la respiración que debes desarrollar. Se puede usar en cualquier momento en que te sientas mal, en que sientas nerviosismo o incomodidad.

Al respirar de esta manera logras: que tu cuerpo funcione mejor, calmar tu mente, armonizar tu sistema nervioso.

Se va a su escritorio, arregla sus cosas para ya salir a casa, cierra su computadora, se despide de sus compañeros de trabajo: “Hasta Mañana que descansen”; es muy apreciada por ser muy responsable, disciplinada y seria, no le gusta meterse en problemas y chismes, tan comunes en este lugar de trabajo, como en la mayoría.

Está dispuesta a ayudar a quien lo necesita, tiene buen ambiente y en general buen humor; se pone el saco, toma su bolsa, y sale de la oficina.

En camino a casa viene manejando y ¡NOOOOO!, empieza a sentir ansiedad con palpitaciones, sudoración de manos y un miedo a que pase algo terrible ¡aunque no sabe que!, sigue manejando y en un semáforo en alto, revisa la técnica tres de respiración, orilla el coche en un lugar seguro, e inicia a practicar está técnica observando su respiración durante un minuto, después la hace más profunda, más silenciosa, más lenta y regular, y poco a poco se va sintiendo más tranquila, las palpitaciones desaparecen así como el sudor de manos, ni siquiera se da cuenta cuando el miedo se va por estar atenta a la respiración.

Al estar atentos podemos controlar nuestros pensamientos y cambiar los negativos por positivos en nuestra mente, lo que repercute en nuestro cuerpo, emociones, sentimientos y acciones (lo veremos más adelante).

Que importante tener más conciencia de cómo trabaja nuestra mente y poder utilizarla para nuestro bien y no permitir que trabaje en contra de nosotros mismos.

Hasta la próxima entrega. Maru Ibarzábal

María Eugenia Ibarzábal