¡Comparte en tus redes!

Te domina el estrés - Reflexiones

María Eugenia IbarzábalComo vimos la entrega anterior, Marina está muy emocionada para llegar a casa y enseñarle a Raúl, su esposo, las copias que le regalo Ángeles, su mejor amiga del trabajo, de dos técnicas de respiración para controlar el estrés.

Una forma es “Seguir tú Respiración” y la otra es la “Respiración Estimulante”, Ángeles le comentó hay más técnicas pero se las van a dar en su próxima clase de Yoga, le han dicho en clase que lo importante es practicar una técnica y después las siguientes, además cada técnica va en aumento de complejidad y tiene diferente objetivo, por ejemplo la técnica “Seguir tu Respiración” parece muy sencilla, pero realmente es la base de las siguientes y de la meditación ya que es el primer paso de aprender a controlar tus pensamientos y poner atención plena para empezar a practicar en tu mente el aquí y el ahora, con todos los beneficios físicos y mentales que tiene.

Ángeles le dio algunas indicaciones de cómo hacer los dos tipos de técnicas y algunas reflexiones de clase que le están ayudando a ver la vida en forma diferente, dejar de añorar lo que no se tiene y agradecer lo que sí se tiene.

Marina leyó las dos técnicas de respiración en la hora de la comida, regresó a su escritorio y empezó a practicar “Seguir tu Respiración” leyendo las indicaciones que le dio su amiga, parece muy fácil, sólo es sentarse derecha con la espalda recargada, con las manos sobre las piernas, la lengua en el paladar atrás de los dientes superiores y poner la atención en seguir la inhalación (meter aire) y exhalación (sacar aire) o sea en la respiración tratar de no pensar en nada, como: ¿estoy respirando rápido, lento, profundo, superficial?, no hacer juicio de ningún tipo, sólo concentrarse en la respiración.

Se acordó lo que Ángeles le platico le han enseñado en sus clases de Yoga:

Nuestros pensamientos no paran, “están muy mal educados” no tenemos un orden y en general no hemos aprendido a acallarlos, nos distraemos, empezamos a pensar en lo que pasó ¡pasado! en lo que va a pasar ¡futuro! Y muy pocas veces nos enfocamos en el ahora ¡presente!

Si nos acordamos de lo que pensamos ayer, antier, hace una semana, hace un mes la mayoría de los pensamientos son repeticiones, no nos sirven para nada, porque no solucionamos nada, solo los repetimos como discos rayados, son pensamientos “guajiros” , muchas veces nos hacen sufrir porque no les podemos dar solución pero ahí están.

No disfrutamos nuestro presente, todo lo que tenemos, nuestra vida, salud, familia, trabajo y añoramos lo que perdimos o deseamos lo que no tenemos pero quisiéramos tener, es una de las causas del sufrimiento desear lo que no se tiene, entonces sufrimos, nos sentimos mal, nos estresamos y seguimos deseando como un círculo sin fin.

Y cuando se dio cuenta no estaba poniendo atención a su respiración, estaba recordando las enseñanzas de la clase de Yoga de su amiga, y pensó, qué fácil es perder la atención, ¡se necesita practicar! Le comentaré a Raúl.

Hasta la próxima entrega. Maru Ibarzábal

María Eugenia Ibarzábal