¡Comparte en tus redes!

¿Te duelen los senos? Hay más de una razón para que ocurra

dolor_senosLlega ese el día del mes en el que no sólo tienes que tolerar la inflamación, los cólicos y los cambios de humor, sino que para colmo te duelen los senos. Simplemente, no toleras el roce de la ropa. ¿Te suena conocido?

Como bien sabes, los cambios hormonales que se presentan durante la ovulación y la menstruación alteran por completo el funcionamiento de tu cuerpo, así que no debe de extrañarte que tus senos luzcan más grandes y tus pezones sean más sensibles.

Sin embargo, los cambios hormonales no son la única causa de este malestar. El hecho de que te duelan los pechos puede deberse a la presencia de tumores, quistes o algún agente infeccioso, entre otras razones.

Antes de que te asustes, déjanos explicarte cada causa:

  • Mastitis. Palabras más, palabras menos, la mastitis es la inflamación de los senos por la obstrucción de los conducto de la leche o bien porque hay una infección en la mama. Toma en cuenta que tener los pezones agrietados favorece que entre algún agente infeccioso en el pecho, por lo que debes humectarlos regularmente. Además del dolor en los senos, puedes presentar: fiebre, enrojecimiento, sensación de dureza y sensibilidad.
  • Quistes. Son pequeñas bolsas de líquido que suelen aparecer por cuestiones hormonales. Aunque son benignas, pueden llegar a ser muy dolorosas. Debido a su tamaño y ubicación, en ocasiones se les confunde con tumores malignos, por lo que debes acudir a tu médico para que descarte la presencia de cáncer.
  • Fibromas. Son tumores benignos que aparecen en forma pequeños bultos milimétricos. Sin embargo, en ocasiones crecen y es necesario extirparlos quirúrgicamente y analizarlos para descartar la presencia de cáncer.
  • Alimentación. Aunque no lo creas, consumir alimentos ricos en grasa, sal y cafeína puede favorecer que te duelan los senos. Por ello, es recomendable que reduzcas la ingesta de chocolate, frutos secos, refrescos, café, té negro o verde, comidas rápidas, palomitas de maíz, papas fritas, carnes rojas, embutidos y productos con conservadores.

Recuerda que debes autoexplorarte cada mes y que no debes automedicarte.  Si notas algo extraño en tus senos debes acudir de inmediato con tu ginecólogo para descartar cualquier problema mayor.

 

¿Sabes cómo se hace exactamente la exploración mamaria? Chécala aquí.