¡Comparte en tus redes!

Te explicamos qué es el bondage en pocas palabras

Seguramente, al navegar en internet o viendo la televisión, te has topado con el término bondage. Estás segura de que tiene alguna relación con la sexualidad, pero no tienes claro en qué consiste y por qué se ha puesto de moda.

Precisamente esas son las incógnitas que queremos resolver con esta nota. Así que acomódate y prepárate para descubrir los secretos de esta práctica sexual.bondage

¿En qué consiste? Tal cual, el bondage es una práctica sexual en la que se ata a la otra persona, total o parcialmente. Puedes usar, cuerdas, esposas, lazos, cintas, corbatas (¡Exacto, como en 50 sombras de Grey!) o cualquier otro objeto que mantenga inmovilizada a tu pareja.

¿O sea es sadomasoquismo? No. En el bondage no se utiliza el dolor como fuente de placer. Quienes lo practican encuentran el placer en la dominación y en la entrega de la otra persona. Debido que las ataduras te ponen a completa disposición de tu pareja es importante que exista confianza y respeto, y por supuesto que sea consensuado.

¿Es algo nuevo? No. De hecho, el bondage es una práctica milenaria. Existen referencias de que surgió en Japón y era exclusiva de las clases más altas. Dese entonces, diferentes culturas lo han adoptado. Sin embargo, su reciente popularidad se debe al libro de E.L. James. Ahora es fácil encontrar mujeres dispuestas a someterse a los deseos de su Christian Grey.

¿Y si quiero probarlo, por dónde empiezo? Como lo mencionamos arriba, los elementos indispensables para iniciarte en el bondage es la confianza, el respeto y el consentimiento mutuo. En esta práctica no se obliga a nadie a hacer algo que no quiere. Todo es para el goce de ambas partes.

  • Una vez que se hayan cumplido con esas condiciones, debes elegir un rol. Puedes ser la parte dominante o la sumisa. Discútelo con tu pareja y determinen quién hará qué.
  • Para disfrutar al máximo la experiencia, es importante que se entreguen al personaje. Si eres la sumisa, cumple todos los caprichos de tu pareja; ahora que si eres la dominante debes dejar volar tu imaginación porque vas a tener todo el poder para hacer todo lo que quieras.
  • Antes de comenzar, es importante que elijan sus palabras claves. Éstas serán el código para decir si se está de acuerdo o no con algo, y si es momento de parar.
  • La seguridad ante todo, así que cuando llegue el momento de poner las ataduras, deben tener presente que el cuello es zona prohibida y que éstas no deben estar muy apretadas para no afectar la circulación.
  • Dado que apenas van a experimentar con el bondage, es indispensable que tengan unas tijeras o una navaja a la mano para cortar las cuerdas en caso de que se sientan incómodos, algo les moleste o se desesperen.

Lo más importante es que den rienda suelta a sus deseos y se den la oportunidad de disfrutar su sexualidad de otra manera.