¡Comparte en tus redes!

Técnicas para ir al baño sin olores ni ruido de un maestro zen

Técnicas para surrar sin olores ni ruido de un maestro zen

Técnicas para surrar sin olores ni ruido de un maestro zen

Cuando eres Godínez y el baño está lejos de la oficina ¡estás en la gloria!, nadie tendrá que escuchar los rugidos del tipo de atrás (para que te quede más claro, tus pedos). Pero si el baño está cerca de la oficina debes de tener mucho cuidado con los ruidos, alguien podría pensar que estas sufriendo un exorcismo, ¡claro que no! Todos pensarían lo obvio, te pedorreas intensamente.

Si hay gente en el baño podría preocuparte que tus compañeros opinen cosas negativas de ti (es un pedorro, asqueroso, apestoso, etc.). Aquí algunos consejos que nos dio un maestro zen para disimular los olores y los ruidos al surrar cuando vayas al baño de la oficina. Mujeres, no se hagan las de la caca pequeña, ustedes también tienen trasero rugidor y oloroso, así que lean los siguientes consejos.

1.- Lárgate olor del demonio. Bájale a la palanca inmediatamente después de calzonear y abre la ventana (sólo si ésta es exterior, no la vayas a cagar), así el baño durará menos tiempo con tu peste. Esto no te garantiza nada, todo depende de si comiste guajolote y no le quitaste las plumas.

2.- Desodorante de baño. Inmediatamente después de "ir a su rancho", toma el desodorante y dispara en todas direcciones, como si estuvieras disparando a una multitud de gremlins volando a tu alrededor.

3.- La hélice salvadora. Toma una toalla y agítala circularmente como una hélice así formarás una corriente de aire para sacar a tu hijo "olorín" del baño. Al igual que el punto número 1, si no hay ventana al exterior, ya te fregaste. Recuerda que el olor se concentra cerca de la taza, prueba con círculos horizontales y verticales. Combina esta técnica con el punto 2.

4.- Crea tu propia saga. Divide tu historia en etapas, esta técnica te ayudará a disimular los ruidos, si desde tus intestinos van a salir relámpagos y no estás seguro de disimular el ruido caga un poco y acciona la palanca de la taza, esa será "Godínez cagando estridentemente", después vuelve a relajar tu esfínter y suelta el mojón una vez más, esa será "Godínez cagando estridentemente, parte 2", y así te sigues hasta terminar con tu franquicia. Nota: el único problema es esperar a que el tanque se llene de agua, esta técnica evita que tus hijos invadan el baño de olores.

5.- Pedorréate antes. Entre más contengas, más explosiva será la cosa, el secreto es ir sacando el airesito antes de entrar a calabacear, así ya no tendrás que hacer tanto ruido. Ten cuidado de los pedos con premio. Recuerda que la taza amplifica el sonido, es mejor sacar el pedo antes de llegar al baño.

6.- Cubre toda la taza. Apoya la parte posterior de tus nalgas contra la parte posterior del asiento de la taza, y una vez sentado mantén tus piernas juntas. Así tapas el orificio del inodoro con tu cuerpo atrapando gases, hedores y ruido. Una vez cagando no te levantes hasta terminar por completo.

7.- Sin esfuerzos. No aprietes, al poposear permite que todo salga relajadamente, eso disminuye la presión abdominal, disminuyendo ruidos.

8.- Separa una nalga. Toma una de tus nalgas y jálala hacia afuera, así el asterisco tendrá menos presión y hará menos ruido.

9.- Inhala, exhala. Defeca cuando estés exhalando aire por boca y nariz, así hay menos presión abdominal, según nos aseguró el maestro zen.

10.- Aplica el "aguilazo" y despídete del primer conjunto de papel. No es hacer de aguilita, es adoptar esta pose (cuclillas) para la operación de limpieza del ano (y nalgas). Arroja el primer papel usado a la taza, pues es el que más materia fecal tiene y el que más olor desprende, en las siguientes limpiadas puedes tirar el papel en el cesto de basura.

11.- Usa la tapa. Después de calabacear, usa la tapa y tira de la cadena, lávate las manos, mírate en el espejo y repite: "soy genial". Esto te dará tiempo para que el olor se disipe. Nota: Puedes cambiar el "soy genial" por cosas como: "¿Qué tipo tan más guapo estoy viendo!".

Soy Godínez, soy feliz, en este link.

La moneda que te hará ver qué tan amargado eres en la chamba, en este enlace.

7 compañeros nocivos para ti en el trabajo, aquí.