¡Comparte en tus redes!

Ten la responsabilidad de ti

 

Fabio_Valdes

Fabio Valdés

Hace poco quede impactado por la película “En primera plana”, una película controversial acerca del abuso sexual por parte de algunos miembros de la Iglesia católica, y más allá del tema, que de por si es polémico, lo que me sorprendió de la película es la honestidad con la que lo abordan y admiten que tenían gran parte de la información necesaria para desarrollar la nota desde años atrás.

Lo interesante de este caso es que la mayoría de las veces hacemos lo mismo con nosotros mismos: tenemos una situación donde contamos con todos los elementos para poder ver que el problema va mucho más a allá de lo que admitimos y sin embargo, de forma inconsciente, elegimos no verlo. La pregunta en este caso seria. ¿Por qué elegimos no ver esta parte de verdad en nuestro interior? Parece que es mucho más sencillo lidiar con una mentira sostenida que con enfrentar la situación emocional que experimentaríamos si reconociéramos esa verdad oculta. Dicho de otra forma, si viéramos la verdad sentiríamos que el mundo se nos desmorona, probablemente tocaríamos con la tristeza y el dolor de ver lo que hemos hecho o dejado de hacer para obtener el resultado que tenemos y no el que queremos.

Déjenme poner un ejemplo, en algún momento de mi vida tuve muchos problemas para ligar chicas, la justificación que tenía para no relacionarme y no ver lo que realmente hacía era bastante simple: “si ellas fueran a terapia entonces verían el gran hombre que soy y estarían conmigo”, por supuesto hacia todo lo posible por llevar a mis posibles parejas a terapia, “para que me las arreglen” diría mi terapeuta de ese tiempo. El resultado era obvio, la mayoría de las chicas se sentían violentadas o incluso no aceptadas, y con justa razón, y la realidad es que nunca vi la verdad oculta detrás de toda esta dinámica.

 

No fue hasta años después que pude admitir para mí el hecho de lo que hace años había sido obvio (y cuando lo vi pude notar que existía un camino de recuerdos y momentos de honestidad que me llevaban a esa “otra verdad” que tanto se me tenía negada). Fue en ese momento de mi vida cuando pude ver cómo de hecho buscaba activamente mujeres que no me iban a hacer caso y así tenía la justificación de que estaban locas. Hoy en día sigo viendo momentos de mi vida donde yo empujé a las mujeres a que no anduvieran conmigo. Es algo doloroso notar como hice lo que menos me gustaba que me hicieran; sin quererlo lastimé a mujeres que querían honestamente conmigo y en gran parte fue por no ser honesto conmigo y notar que, de hecho, tenía una gran parte de responsabilidad en el resultado que obtenía.

 

¿Quieres hacer algo distinto? Sé honesto contigo mismo, es muy normal que cuando sentimos que entendemos esto de la responsabilidad lo usemos para responsabilizar a los otros de lo que realmente es nuestro, y sin quererlo terminamos lastimando a personas cercanas o gente que deposita la confianza en nosotros.

Una vez mi hermano tuvo piedras en la vesícula, y por instrucciones de un médico comió manzanas durante dos semanas, porque esa era la mejor forma de sacarlas. En general a este médico le funcionaba ese tratamiento para estos casos, sin embargo a mi hermano no le funcionó. Lo interesante fue lo que paso después, ya que este médico en particular solía dejarle toda la responsabilidad del tratamiento al paciente, diciendo que no lo habían hecho bien y por eso no se habían curado. En el caso de mi hermano era imposible que no lo hubiera hecho bien y el médico lo sabía; y más allá de tomar su responsabilidad y notar que quizás tendría que ver por qué no le funciono, salió con que los astros no estaban en buena conjunción para el tratamiento… es verdad eso fue lo que dijo… lo triste en este caso no es tanto que dijera eso para no tomar su responsabilidad, sino que no se dio cuenta de cómo le dio la vuelta a las cosas para que él al final no tuviera que ver con el resultado.

La próxima vez que te pongas en esa posición donde no se puede hacer algo te recomiendo que te preguntes.

¿Si esto tiene que ver conmigo, cómo sería? ¿Qué hice o deje hacer para obtener este resultado? Aunque el otro tiene parte de responsabilidad ¿Cuál fue mi parte?

 

Tip: Mi responsabilidad nunca es “dejarme” siempre existe una parte activa para obtener el resultado…

Fabio Valdés Farrugia