¡Comparte en tus redes!

El tiempo y la maternidad postergada

Adriana Carrillo¡Oh estos maravillosos tiempos de la tecnología y el Facebook!

Tengo ya casi 32 años y es muy común ver en las historias de mis contactos de Facebook el anuncio de un embarazo o fotos de los preciosos bebés de todo el mundo. Cuando lo veo hay una vocecita en mi cabeza que me dice que me dice “uy Adri, te estás tardando, estás dejando morir tus óvulos” mientras experimento una repentina prisa por ser mamá.

¿Te ha pasado? A veces noto que entro en una comparativa con todos esos contactos y me da la impresión de que me estoy tardando, como si me estuviera quedando “atrás” o como si no estuviera cumpliendo con los tiempos socialmente pactados… como si algo en mí no funcionara adecuadamente porque aún no soy mamá.

No estoy sola en estas sensaciones. He descubierto que no soy la única a la que le pasa. En mi caso es la maternidad, pero he visto que a otras personas les pasa con obtener bienes materiales y otros hitos de la adultez (“aún no he comprado una casa y hasta Fulanito ya tiene la suya”, “nunca he salido del país y la mayoría de las personas de mi Facebook ya lo hicieron”, “Sutanita ya se va a casar y yo ni novio tengo”...).

Pareciera que qué hay tiempos socialmente pactados, y cuando no los cumplimos nos da la sensación de ser inadecuados. Pero también he descubierto que cada quien tiene su propio ritmo y está bien. Quizás hoy está bien para mi no tener un coche y para ti comenzar a tener hijos.

Te dejo unos tips que a mí me han servido para identificar si para mí está bien el ritmo que llevo o si es algo que quiero modificar:

  • observa qué sientes: quizás te de miedo o culpa. A mi por ejemplo me da culpa aún no ser mamá con mis suegros y mis padres, pero elijo no tener un hijo/a sólo por quitarme la culpa.
  • Nota si obtener aquello es algo que realmente quieres hoy: si nadie lo esperara de ti, ¿lo tendrías hoy?
  • Sé paciente y amoroso contigo: se vale que hoy no quieras o puedas aquello y esto no te hace perder valor.

Recuerda, no todos cumplimos los mismos tiempos, no todo tiene que estar predeterminado.

Adri

Adriana Carrillo