¡Comparte en tus redes!

Tips para mujeres en un país árabe

Ximena CassabViajar a un país donde la cultura es diferente a la que conocemos en casa siempre resulta emocionante y divertido. Pero también es verdad que en muchas ocasiones nos hace falta más información para saber cómo comportarnos según los estándares locales para que tanto nosotros como los lugareños nos podamos sentir cómodos.

Los países árabes pueden resultar similares a la cultura mexicana en algunos aspectos. Por ejemplo, al anochecer los hombres se reúnen en las entradas de sus casas para beber y jugar cartas o juegos de azar, mientras que las mujeres están en la casa ordenando lo que quedó de la cena. También podría decir que es una sociedad machista, como la nuestra y probablemente hasta más.

Cuando viajas como mujer, estas actitudes te llaman mucho la atención. Y lo notas todavía más cuando viajas sola, o con un grupo de mujeres, sin hombre alguno que te acompañe. No llegas lejos caminando en la calle sin que grupos de hombres comiencen a acercarse para hablarte y venderte algo, o querer llevarte a algún lado para mostrarte x o y.

He viajado a diferentes países árabes y puedo constatar que no tuve miedo, ni temí por mi seguridad en momento alguno. Aún así, la tarea de quitarse hombres de encima se puede volver tediosa, más si pierdes tiempo en esta actividad en vez de visitar algún lugar histórico o un museo.

Por eso, comparto aquí algunas recomendaciones que te ayudarán a moverte con más libertad como mujer dentro de un país árabe:

  • Si puedes, viaja con un hombre. En el momento que un hombre está a tu lado, ya no estás disponible para los demás y no te molestarán.
  • Usa un anillo de casada. No hay símbolo más claro de que ya estás apartada que este. Si alguien se te acerca a hacer una larga plática o insiste en enseñarte algún lado, basta hacer un ademán que muestre la joya matrimonial para ahuyentarlo.
  • Viste prendas holgadas y que te cubran. Es verdad que tenemos derecho de ser individuales, pero no olvides que estás en otro lugar y que es mejor respetar las tradicionales locales. Aunque tampoco hace falta llevar una burca para mostrar respeto.
  • No temas ser directa y cortante al momento que te sientas harta de la invasión masculina. A veces pensamos que cortar una conversación resulta grosero, sin embargo se trata sólo de poner límites. Nuestra comodidad viene primero.

No se trata de asustar a nadie, y jamás daría la recomendación de evitar ir a un país por su cultura diferente. Simplemente hay que conocer cómo funciona y estar preparadas para disfrutar al máximo del viaje.

Ximena Cassab