¡Comparte en tus redes!

Toda mamá que trabaja enfrenta estos retos

workingmomMartes, 9:00 de la mañana. Te sientas frente a la computadora, abres tu correo electrónico y descubres que tienes cientos de pendientes que atender. Sabes que todo urge, pero simplemente no tienes suficiente energía para comenzar. Tuviste una mala noche y aún estás adormilada.

Imagina esa sensación de cansancio, si además de atender tus obligaciones laborales tuvieras que cuidar a un pequeño. Créenos ser una mamá que trabaja no es nada sencillo. En realidad, aquellas mujeres que deciden hacerlo deben enfrentar varios retos. Entre ellos destacan:

  • Labores domésticas. Aunque en la teoría ambos sexos deberían tener las mismas responsabilidades domésticas, en la práctica, las mujeres son las que invierten mayor tiempo y esfuerzos para atender a sus familias, al mismo tiempo que buscan su desarrollo profesional.
  • Apoyo. Tal vez el mayor reto de una mamá que trabaja es el contar con el apoyo de su pareja. Es imprescindible que el hombre intervenga de lleno en las tareas domésticas y cuidado de los hijos. De no ser así, aparece la culpa, pues sienten que han abandonado a sus pequeños.
  • Tiempo. De acuerdo con el reporte Mompreneurs: Real Life Wonder Women (Madre Emprendedora: Mujer Maravilla de la Vida Real), hecho por las firmas estadounidenses Denken Research and Consulting y Ladies Who Launch, el principal desafío de las madres es gestionar su tiempo. Al querer hacer todo por su cuenta, y desarrollarlo a la perfección, estas mujeres piden que los días duren más de 24 horas para atender todos sus pendientes.

Si eres una mamá que trabaja, o conoces a alguien que lo esté, debes recordar aquel dicho de que el que mucho abarca, poco aprieta. Es importante que intentes cumplir con varias tareas al mismo tiempo, pues difícilmente podrás terminarlas todas correctamente.

Es indispensable que logres establecer un sano equilibrio entre tu vida personal y la profesional. Mientras estás en la oficina, concéntrate en atender las tareas por las que fuiste contratada. Al llegar a casa, olvídate de los pendientes laborales, y enfócate en disfrutar a tus hijos.