¡Comparte en tus redes!

Todo esto le pasa a tu cuerpo con el refresco de cola

refresco de cola¿Qué tanto te gusta el refresco de cola? ¿Eres de las personas que les resulta imposible comer sin tener al lado un vaso de esta bebida? Si es así, tal vez consideres reducir tu consumo al mínimo después de leer esta nota.

Recientemente, el portal The Renegade Pharmacist publicó recientemente un estudio en el que se revela lo que le ocurre al cuerpo humano en la hora siguiente a que se bebe refresco de cola. Si quieres saberlo, sólo tienes que seguir leyendo:

  • A los 10 minutos. Las 10 cucharaditas de azúcar que contiene el refresco de cola azotan tu sistema; sin embargo, el ácido fosfórico de la bebida contrarresta el sabor dulce y evita que vomites
  • A los 20 minutos. Tu nivel de glucosa en sangre llega al máximo, por lo que se produce una explosión de insulina. A su vez, tu hígado reacciona convirtiendo en grasa toda el azúcar que pueda conseguir.
  • A los 40 minutos. Absorbes toda la cafeína contenida en el refresco de cola, bloqueando los receptores de adenosina en el cerebro y evita la somnolencia. En respuesta a la glucosa presente en tu torrente sanguíneo, tus pupilas se dilatan y tu presión arterial se eleva.
  • A los 45 minutos. Tu cuerpo comienza a producir dopamina, estimulando los receptores de placer en el cerebro. En este momento, el efecto del refresco de cola es similar, aunque con menor intensidad, al de la heroína.
  • A los 60 minutos. El ácido fosfórico se une al calcio, magnesio y zinc en tu intestino delgado, proporcionando un nuevo impulso en el metabolismo. Este efecto se agrava por la alta dosis de azúcar y edulcorantes artificiales, que también aumentan la excreción urinaria de calcio.
  • Más de 60 minutos. Las propiedades diuréticas de la cafeína alcanzan su punto máximo, por lo que necesitas ir al baño inmediatamente. En la orina, desechas calcio, magnesio, zinc, sodio, electrolitos y agua. El éxtasis pasa y puedes experimentar un bajón de azúcar. Comienzas a sentirte irritada y molesta. Como el subidón de azúcar ya pasó, te sientes lenta y cansada.

Lógicamente, estos efectos se intensifican en función de la cantidad de refresco de cola que bebas; además de que el consumo recurrente puede llevarte a desarrollar una adicción.

Así que, ¿quieres una lata de refresco de cola?