¡Comparte en tus redes!

Todo esto pasa en tu cuerpo cuando te enamoras

enamorasHa vuelto a suceder, ¡estás enamorada! Las mariposas han renacido en tu estómago, el mundo es color de rosa. Simplemente todo es alegría y felicidad.

La realidad es que cuando te enamoras se desatan toda una serie de cambio y reacciones que te hacen creer que el susodicho es perfecto y que nunca amarás a nadie como a él. Aquí te mencionamos unas cuantas:

  • Cerebro. Estudios demuestran que la primera vez que te enamoras, los niveles de serotonina se desploman y los centros de recompensa del cerebro se inundan de dopamina. El efecto es similar al de una droga altamente adictiva. En tu mente se forman fuertes vínculos entre el placer y el objeto de tu deseo.
  • Corazón. Late con más fuerza, igual que cuando te invade el miedo. De hecho, cuando estás cerca de tu amor, tu cuerpo entra en un estado de alerta máxima, por lo que aumenta la producción de adrenalina.
  • Lujuria. El hecho de que no puedas quitarle las manos de encima al sujeto en cuestión es sólo el resultado de que tu cuerpo incrementara su producción de hormonas sexuales, sobre todo la testosterona.
  • Temperatura. Estudios recientes han comprobado que cuando te enamoras tiende a elevarse tu temperatura en ciertas partes del cuerpo, como la cabeza, brazos, pecho y abdomen.
  • Piel. Dado que el amor incrementa los niveles de estrógeno, la apariencia de tu piel mejora considerablemente. Luce más hidratada, joven y sana.
  • Pupilas. El amor también altera el sistema simpático, por lo que aumenta la irrigación sanguínea a todo el cuerpo. Algunos órganos alteran sus funciones, como las pupilas que aumentan su tamaño favoreciendo que percibas más luz.

Y como si todo eso no fuera suficiente, al aumentar la producción de dopamina tiendes a sentirte feliz todo el tiempo. Por ello es que siempre que te enamoras tienes esa sonrisa boba grabada en el rostro.