Todo lo que debes saber antes de adoptar un perro

¡Comparte en tus redes!

Un perro puede brindarle mucha alegría a tu familia. Desde el momento en que el peludo entra en tu hogar todo cambia. Sin embargo, debes saber que no todo es diversión. A partir de ahora serás responsable de un ser vivo, así que más vale que estés preparada.

Hay unas cuantas cosas que debes tomar en cuenta antes de adoptar un perro. Así no habrá sorpresas:

  • Tiempo. La idea de tener un peludo puede ser atractiva al principio, pero debes recordar que también tiene necesidades. Necesitas evaluar si dispones del tiempo suficiente para atenderlo, darle de comer, bañarlo, pasearlo, limpiar sus heces y sobre todo jugar con él. Si tu horario es muy estricto y crees que no podrás dedicarle cuando menos un par de horas al día, será mejor que desistas de la adopción. No es justo que tengas un perro abandonado en casa.
  • Espacio. Si vives en un departamento, no puedes adoptar un perro de raza grande. Ellos necesitan espacio para correr y jugar. El peludo que elijas debe ir en función del tamaño de tu casa.
  • Dinero. Tener una mascota puede ser realmente caro. Debes considerar la comida, vacunas, juguetes, esterilización, cuidados veterinarios, posibles medicinas y hasta baños. ¿Puedes cubrir todos estos gastos?
  • Vacaciones. Al tener un perro debes olvidarte de los viajes espontáneos. Si sales de vacaciones, debes buscar a alguien que cuide de tu peludo. En el peor de los casos puedes recurrir a una pensión para mascotas, pero lógicamente implicará un gasto extra.
  • Paciencia. La mayoría de los peludos son muy juguetones, por lo que no debe extrañarte que encuentres tus zapatos favoritos todos mordisqueados o los sillones de la sala destrozados. En estos casos debes reprenderlo, pero no se vale golpearlo.
  • Limpieza. Ahora que tienes un perro notarás que hay pelos por todos lados. Jamás entenderás cómo es que tu saco favorito terminó lleno de pelos, pero deberás idear alguna técnica para limpiarlo rápidamente. Ya sea que tengas jardín o lo lleves a pasear para que haga del baño, siempre debes recoger sus heces.

Si estás lista para emprender la maravillosa aventura de tener un perro, recuerda que ahora él será parte de la familia y no se vale abandonarlos sólo porque las cosas son más difíciles de lo que esperabas.