¡Comparte en tus redes!

Todo lo que debes saber del colesterol

colesterol¿Cuántas veces has escuchado que debes reducir tu consumo de colesterol para prevenir enfermedades cardiovasculares? Seguramente, más de una vez te has privado de comer unos tacos o un coctel  de camarones para ser fiel a esta recomendación.

Aunque es bueno que cuides tu alimentación, debes saber que el colesterol no siempre es malo para el organismo. De hecho, es un componente vital para el funcionamiento de las células; además de desempeñar otras tareas como:

  • Resguardar la estructura del sistema nervioso.
  • Metabolizar las grasas alimentarias y regular el exceso de colesterol orgánico.
  • Ayudar a formar hormonas sexuales, como son los estrógenos.
  • Proveer las sustancias necesarias para elaborar otras hormonas.
  • Proteger la piel y evitar que se deshidrate.
  • Intervenir en la formación de vitamina D.
  • Mejorar el sistema inmune.
  • Proteger de daños renales
  • Aportar elasticidad a los glóbulos rojos.
  • Desarrollar el cerebro en los recién nacidos.
  • Impedir malformaciones en los embriones.

El colesterol puede clasificarse en:

Lipoproteínas de baja densidad (LDL). También conocido como “colesterol malo”, se encarga de transportar el colesterol de tu hígado a los distintos tejidos y órganos de tu cuerpo.

Lipoproteínas de alta densidad (HDL). “Conocido como “colesterol bueno”,  es el encargado de barrer el exceso de colesterol de tus tejidos, arterias y otros vasos sanguíneos para llevarlo al hígado, donde se metaboliza para ser eliminado del organismo.

Eso sí, para que el colesterol no represente un problema para la salud, debe mantener un nivel de concentración de entre 150 y 200 mililitros en sangre.

Cuando el nivel de colesterol en la sangre es demasiado alto, existe el riesgo de que se acumule en las paredes de las arterias formando placas que dañan y engrosan dichas paredes. Es lo que recibe el nombre de aterosclerosis.

Si una de estas placas se rompe puede producirse la formación de un coágulo sanguíneo, el cual, a su vez, viaja por la sangre y puede llegar a obstruir una arteria, pudiendo ocasionar infartos cardíacos y cerebrales.

Otras posibles consecuencias por exceder los niveles de colesterol recomendados son:

  • Xantomas. Acumulación de colesterol en la piel o tendones.
  • Xantelasmas parpebrales. Acumulación de colesterol alrededor de los párpados.
  • Anillos corneales.  Aparición de un anillo amarillento alrededor de la córnea.

Si tus niveles de colesterol en sangre son ligeramente altos, te recomendamos que hagas ejercicio diariamente, reduzcas los alimentos ricos en grasas saturadas y aumentes el consumo de fibra.

No olvides asistir al médico para que determine si necesitas tratamiento farmacológico.