¡Comparte en tus redes!

Trabajar horas extras acabará con tu cerebro

horas_extrasPor supuesto, tu cuerpo te ha dicho de mil maneras que no puedes seguir trabajando más de ocho horas diarias, pero parece que a tu jefe no le importa, o simplemente que las necesidades de la empresa son más importantes que tu salud.

Es cierto que, en ocasiones, es inevitable trabajar un par de horas extras, pero no puedes hacer de ello un hábito, porque acabarás por freír tu cerebro. ¿No nos crees? Existen estudios científicos que lo demuestran.

De hecho, la profesora Mika Kivimäki, especialista en Epidemiología, en la University College London, hizo una revisión a consciencia de los datos obtenidos en 42 estudios, en los que participaron hombres y mujeres de Europa, Estados Unidos y Australia.

Los resultados obtenidos demostraron que quienes tenían un exceso de horas trabajadas por semana tenían 33% más posibilidades de padecer problemas cerebrovasculares que las que se pasaban de 15 o 20 horas menos de su vida en el trabajo, durante la semana.

Pero eso no es todo, se descubrió que quienes trabajan 55 horas o más a la semana tienen un riesgo 13% mayor de sufrir un ataque al corazón que quienes se limitan a una jornada de 35 a 40 horas.

De acuerdo con la investigadora, trabajar horas extras favorece que se adopten conductas que dañan la salud, tales como la inactividad física, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y una respuesta constante y repetitiva al estrés.

Y es precisamente esa exposición constante al estrés la que acabará con tus funciones cerebrales y productividad. Toma en cuenta que cuanto más estrés tengas, segregarás más dopamina y norepinefrina en la corteza prefrontal haciendo que te vuelvas más desorganizada, agresiva e impulsiva.

Recuerda que las principales funciones de la corteza prefrontal son memorizar, decidir, planificar, priorizar y controlar tu comportamiento, por lo que trabajar horas extras no sólo te hace ineficiente, sino difícil de tratar.

Como era de esperarse, trabajar más de ocho horas también eleva el riesgo de depresión. ¿Por qué? Además de la tan mencionada sobreexposición al estrés, porque tus obligaciones labores te mantienen alejada de tu familia y amigos, causando un sentimiento de soledad y abatimiento.

Y no queremos asustarte más, pero trabajar horas extras también afecta la calidad del sueño, lo que inevitablemente causa daños cognitivos y cerebrales, además de elevar el riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes y enfermedades cardíacas.

Como puedes darte cuenta, no hay ningún beneficio en aumentar tu jornada laboral, y sí muchas desagradables consecuencias para tu salud.

Si quieres saber cuál es el horario laboral perfecto, haz click aquí.

Si no sabes cómo combatir el estrés laboral, aquí te damos unas ideas.