¡Comparte en tus redes!

Transfórmate en un Godínez que propicia un grato ambiente laboral

Transfórmate en un Godínez que propicia un grato ambiente laboral

Transfórmate en un Godínez que propicia un grato ambiente laboral

No necesitas ser una persona extrovertida o que debes tener un gran repertorio de chistes para convertirte en un empleado que genera un ambiente agradable en la oficina, hay cosas muy sencillas para hacer que tu ambiente de trabajo sea sano y amigable.

Desde luego, en el ambiente laboral influyen el resto de los compañeros y las conductas de tu jefe o demás superiores, pero tranquilo, hay algunas cosas que puedes hacer para alivianarte y tener un ambiente agradable. Aquí algunas cosas.

1.- Piensa positivamente. No cometas el pecado de quejarte de todo, trata de verle el lado amable a las cosas.

2.- Honradez. Quizá ya lo seas, pero la honradez es algo un poco más complicado, va desde que no te quieras robar la comida del toper del compañerito. Si eres nuevo, gánate la confianza de tus compañeros.

3.- Comunicación. No quiere decir que seas de esas personas a las que les gusta el chisme, hay mucha diferencia entre "comunicarte correctamente" y "fíjate que Martínez y Juanita llegaron juntos y oliendo a jaboncito Rosa Venus".

4.- Inspira. Haz que tus compañeros se sientan igual de apasionados que tú, trata de resaltar las ventajas de trabajar en ese lugar.

5.- Respeta a tus compañeros. Es obvio que no todos se van a llevar igual, hay compañeritos más reservados que otros, a algunos les encanta alburearse pero otros prefieren utilizar un lenguaje más apropiado frente a los demás. Así que por el bien de tus relaciones laborales, no trates de "bajar a los chivos" a quien no se lleva así.

6.- Buenos modales. Esto es muy sencillo, sólo tienes que recordar decir las palabras mágicas, por ejemplo "buenos días", "hasta luego, que descansen", "gracias", "por favor", "eres muy amable" y lo que todo Godínez aplica: "¿Quieres algo de la tienda?" o "¿a qué hora van a ir a comer?, ¿vamos juntos?". Nunca olvides las palabras mágicas.

7.- Maneja como experto las crisis. Si las cosas se ponen gruesas mantén la calma, el orden y el entusiasmo, eso es vital para sobrevivir y también para sacar a flote a tus compañeros del trabajo. Ponte las pilas, pero sin perder la calma. Transmite los mensajes de forma positiva, muestra seguridad y confía en ti mismo para solucionar los problemas.

8.- Escucha a tus compañeros. Date el tiempo para convivir y escuchar las sugerencias, observaciones, críticas constructivas, saludos, anécdotas y hasta asuntos personales o familiares de tus compañeros. Tus compañeros son importantes, tómalos en cuenta, restarles importancia a los elementos de tu organización es una forma de frenar el buen funcionamiento de tu equipo de trabajo.

¿Cómo evitar que tus empleados pierdan la motivación? Infórmate aquí.

Formas en que un jefe desmotiva a su equipo, en este enlace.

Ejercicios que te ayudarán a regresar radiante después de las vacaciones de verano, dale clic aquí.