¡Comparte en tus redes!

Tu bebé puede morir mientras duerme

Tu bebé puede morir mientras duerme

Tu bebé puede morir mientras duerme

Mirar a un bebé dormir es una de las cosas más hermosas que experimenta una madre, pero el sueño de tu nene también puede convertirse en los momentos más riesgosos de su vida, por lo tanto debes seguir ciertas recomendaciones para darle la mejor seguridad.

Muchos bebés corren el riesgo de morir por asfixia mientras duermen o debido al Síndrome de la Muerte Súbita, que también es conocida como muerte de cuna o muerte súbita. La ciencia no ha logrado definir las causas de muerte súbita, pero sí hay ciertas medidas de prevención para cuidar a tu hijo.

1.- Duérmelo boca arriba. Tu bebé puede morir mientras duerme si lo acuestas boca abajo, después de muchas investigaciones, los expertos encontraron que se reduce el síndrome de muerte súbita en un 50%, cuando los pequeños duermen boca arriba no hay riesgo de que se ahoguen con su propia saliva.

2.- Sin almohadas. Es mejor que no le pongas almohada a tu bebé, pues si doblas su cuello podrías obstruir las vía aérea, dificultando su respiración.

3.- Evita objetos peligrosos en la cuna de tu bebé. No pongas peluches, aunque te parezca raro, esos muñecos pueden asfixiar a tu bebé, evita también poner cordones y juguetes que representen peligro de asfixia.

4.- Pocas cobijas. Cuando te duermes con muchas cobijas duermes incómodo, en un bebé las cosas se complican cuando hay exceso de cobijas, podrías dificultar su respiración.

5.- Buena ventilación. Procura que la habitación de tu bebé esté bien ventilada, fresca y limpia. Todo esto lo logras limpiando perfectamente bien su cuarto, libre de polvo, de preferencia no pongas alfombras en su cuarto, pues sus fibras acumulan muchas bacterias, que pueden provocar alergias.

6.- Buena temperatura. Los expertos recomiendan una temperatura de la habitación entre 20 y 25 grados. En tiempo de calor es mejor que la madre tome mucha agua durante la lactancia, así el bebé se mantendrá hidratado.

7.- Bebé cómodo. Para darle mayor seguridad al bebé es mejor que el pequeño no duerma con sus hermanos o con sus padres, dormir acompañado significa correr riesgos de asfixia. Se recomienda un colchón blando, cubrirlo con pocas cobijas y con sus bracitos destapados.