¡Comparte en tus redes!

Tu historia cómo tu mejor herramienta

Roberto Niño de RiveraHace 6 años, el 13 de febrero yo llegue a mi casa de la secundaria y vi a mi papá llorando tirado, subí al cuarto donde estaba mi mamá y ahí, a su lado estaba toda la familia, sus hermanas, mis primos, tíos, toda la familia estaba metida en un cuarto obscuro con mi mamá en la cama. Ella llevaba para ese momento 2 años enferma de cáncer, yo no sabía esto pero en el primer diagnostico le dijeron que le quedaban unos cuantos meses. Mi mamá peleo hasta que pudo pero ese día, acompañada de toda su familia murió.

Yo tenía 14 años cuando todo esto paso, no estoy feliz de que mi mamá haya muerto pero en parte sí y me interesa que entiendan por que digo esto. Hoy tengo una novia increíble, estudio una carrera que me encanta, estoy colaborando en una investigación y tengo un trabajo increíble. No te cuento esto para andarte presumiendo lo que tengo sino para que tengas un punto de referencia; recién que mi madre falleció yo tenía un deseo inconsciente por morir, en ese momento no lo veía pero no tienen una idea la cantidad de veces que me puse en peligro, la cantidad de veces que me peleé o la cantidad de veces que terminé haciendo algo que no tenía que estar haciendo. Abandoné la preparatoria y decidí que no iba a hacer nada, en esas fechas me dedicaba a hacer ejercicio y salir con mis amigos. Tengo una variedad de recuerdos buenos porque fue una época de mucho aprendizaje pero al mismo tiempo eran tristes y confusos, yo me sentía perdido en la vida, sin un rumbo claro y solo; sentía que el mundo se iba a quedar igual si yo moría. Unos años y varias expulsiones de escuelas después me llevaron a un centro terapéutico que se llama Evolución Terapéutica.

Yo estudio psicología y no, no sabía que quería estudiar esto hasta hace unos años. Quiero ser terapeuta y mi objetivo es ayudar a mis pacientes como mi terapeuta y el centro que les menciono me ayudaron a mí. La muerte de mi madre si ha sido uno de los traumas más grandes de mi vida pero también ha sido una bendición, gracias a esto pude encontrar mi pasión de vida, pude conocer un estilo de vida totalmente distinto que el de mi familia, gracias a eso encontré una familia que no es de sangre. A lo que voy con mi columna es que mi historia ha sido difícil pero creo que todos vivimos nuestra propia vida como complicada y aunque se pueda percibir como un obstáculo, yo confío que esto es lo mejor de nosotros, nuestras historias y nuestras vidas son increíbles, son esas herramientas que nos permiten conectar con los demás, son situaciones que nos dan fuerza. Yo creo que nuestra historia sin importar lo tristes que puedan ser, es la historia mas hermosa que conocemos, por el simple hecho de que es historia nos pertenece y nos permite conectar con la vida.

Roberto Niño de Rivera

IdeasQueAyudan