Una estrategia infalible para superar el fracaso

¡Comparte en tus redes!

Hoy te queremos hablar de cuando las cosas no te salen bien, es común o normal sentirse deprimidos porque no lograste ese éxito que anhelabas. El fracaso nos llena de sentimientos de tristeza y desánimo a veces muy difíciles de superar, pero es imprescindible que trabajes en ello y no quedarte ahí.

Los seres humanos acostumbramos a fijarnos metas en la vida, hay personas que simplemente no se esfuerzan por conseguir eso que anhelan y se la viven soñando, pero sin trabajar. Hay otros que se esfuerzan y dan lo mejor de sí para llegar a la meta que desean, lo más lógico es pensar que quienes se esfuerzan merecen la gloria, pero no siempre es así, en ocasiones quien trabaja más se topa con el duro y frío muro de la frustración. ¡Eso es lo que más nos duele!, ¡cuando trabajamos muy duro para conseguir algo que queríamos y al final no lo obtuvimos! ¿qué hacer cuando nos topamos con el fracaso?

Algunos tipos de reacciones

Las personas que chocan de frente contra del fracaso pueden reaccionar de distintas maneras, la ansiedad es una de las primeras cosas que invaden a alguien que no pudo tener éxito; otros se ponen a analizar y justificar las cosas, aunque no siempre de manera objetiva; otros optan por culpar a las circunstancias o los errores que pudieron haber cometido los demás; algunos simplemente tiran la toalla y dan la media vuelta. ¿Te identificas con algunas de éstas reacciones?

La estrategia infalible

El estadounidense Henry Ford fracasó muchas veces al intentar mejorar los automóviles alemanes, pero a pesar de sus fracasos él nunca desistió, siempre supo levantarse con la determinación para volver a empezar. Después de más de una década de tropiezos y nuevos intentos, el éxito llegó en 1903, con la aparición de su Ford T, su auto era tan bueno y se vendió tan bien que se permitió pagarle buenos sueldos a sus trabajadores. ¿Cuál fue el secreto de Ford? Yordi Rosado te habla de una estrategia infalible para superar el fracaso.

El mayor fracaso del hombre no es haber caído, es no querer levantarse de nuevo.