¡Vamos a jugar en el trabajo!

¡Comparte en tus redes!

Las jornadas laborales suelen ser tediosas. Permanecer ocho horas, y a veces más, sentada en el mismo lugar parece una condena por un crimen que no cometiste. Seguramente, cuando llega la hora de ir a casa, sales corriendo, como si de eso dependiera tu vida.

Preocupadas por la productividad de sus empleados, y por hacerles más llevaderas las horas de trabajo, han introducido zonas de ocio en sus instalaciones. De hecho, Google España acondicionó un área en la que los trabajadores pueden jugar futbolito, dianas para lanzar dardos, y hasta videojuegos.

Lo cierto es que la perspectiva del gigante informático no es del todo equivocada, pues jugar durante las horas de trabajo ayuda a estimular la creatividad y a elevar la productividad de los empleados.

Así lo ha demostrado el neurocientífico Mark Jung Beeman, investigador de la Universidad de Northwestern, quien ha estudiado durante más de 15 años lo que pasa en el cerebro cuando se nos ocurre una solución.

De acuerdo con las investigaciones de Jung-Beeman, solemos encontrar las mejores soluciones a los problemas cuando estamos de buen humor. Esto gracias a que el ánimo positivo estimula la corteza cingulada anterior, región cerebral que se activa momentos antes de que se nos ocurra una idea.

Gracias a estos resultados y a que el proceso cerebral para crear una idea comienza antes de que nos demos cuenta, y se realiza de forma inconsciente, los neurocientíficos recomiendan que distraigamos al cerebro antes de tomar una decisión importante.

El propio Jung-Beeman ha dicho que para ser creativos hay que distraerse, por lo que la próxima vez que tu jefe te vea jugando en la oficina con otra compañera, dile que estás estimulando tu creatividad para dar con la solución del problema que enfrenta la compañía. Recuerda que hay evidencia científica para respaldar tu argumento.