¡Comparte en tus redes!

Vive sin cadenas

Armando FrancoEso que tu percibes eso que tu estas sintiendo en tu vida es solo un creación de tu mente. Una acontecimiento puede ser experimentada por ti de muy diferentes maneras. Tu visión y tu postura ante la vida son determinantes para hacerte vivir tanto una vida infeliz como una vida feliz.

El Buda hace 2,500 años nos dijo que la raíz del sufrimiento es el apego y que para eliminar el sufrimiento, tenemos que eliminar el apego.

La gente es capas de apegarse a cualquier cosa, desde a una persona, una mascota, un trabajo, una religión, un objeto etc. Y este apego se da por que el individuo crea la ilusión de que es ese objeto del deseo lo que le permite sentirse feliz, así que se apegara a ello como un chicle. Pero esto es sólo una fantasia momentánea, como un anestésico que elimina el dolor sólo por un tiempo.

En realidad nada ni nadie podrá darte la felicidad que no consigas en tu interior.

Si aspiras a ser feliz , tienes que aprender a vivir en desapego. El desapego es un valor enorme que todos deberíamos de aprender a desarrollar. El desapego no significa vivir sin todo aquello que valoramos, ni romper con nuestras relaciones personales y emocionales. Significa relacionarnos y amar de una forma mucho mas sana y equilibrada. Significa vivir y amar sin ataduras, en libertad, tomando consciencia que todo en la vida; incluyendo la misma vida es, es pasajera.

Mientras te sientas apegado a algo serás un prisionero y en ningún momento podrás experimentar la libertad.

Tienes que ser valiente y lanzarte a volar con tus propias alas. Tienes que tomar la responsabilidad de tu vida y dejar de esperar que sean los demás los que tienen que hacerte feliz. Deja de pensar el que para ser feliz necesitas a una pareja que te adore o de alguien que te admire y reconozca. “Amate, Admírate y Reconócete Tú”.

Tu jamás debes sentirte responsable por la vida de los demás, ni ellos por tu vida. Cada quien debe tomar el control de su vida y realizar sus propias decisiones.

Si de verdad amas a alguien, demuéstrale que confías en sus capacidades y permítele volar con sus propias alas.

Los grandes apegos nunca son buenos. Esto lo podemos ver claramente en esos padres que desarrollan una obsesión por el cuidado de sus hijos. Estos crean individuos inseguros, llenos de miedos e incapaces de enfrentar los problemas que la vida les pone enfrente y en un alto porcentaje generan hijos resentidos que experimentan emociones encontradas de amor odio por sus padres por sentirse asfixiados por la presencia de estos.

Toma conciencia y acepta que las personas se van, que las cosas se terminan, que algunos amores se romperán para siempre, que todo pasa como el agua de un río que se mantiene fluyendo continuamente.

Sólo hay algo que te tienes que asegurar que nunca cambie y eso es tu capacidad de amar, comenzando por amarte a ti mismo.

Cuando algo apreciado por ti se pierde, cuando alguien se va, cuando un amor se rompe; es normal experimentar tristeza y dolor, es normal extrañar la presencia del objeto o persona querida. Así es que llóralo y experimenta el luto, la despedida y después suéltalo, deja de vivir anclado a un pasado que ya no tiene ningún futuro y después genera una poderosa y positiva visión de tu futuro. Piensa que: “Pase lo que pase, todo pasa y la vida sigue”.

Si aprendes a vivir con consciencia de in permanencia, aprenderás a ser mucho mas feliz, aprenderás a disfrutar de todo intensamente sabiendo que quizá sea la ultima ves que puedas experimentarlo.

El desapego es una actitud de vida que mantiene una persona libre y feliz que a medida que se va aceptando y comprendiendo a si mismo, puede disfrutar intensamente las cosas sin atarse a ellas, ni cargarlas y esto le permite caminar por la vida ligero.

Trabaja contigo mismo, con tu mente, con tus emociones, busca sanar las heridas que llevas dentro. Si esto es algo que sientes que no puedes solo, entonces busca ayuda profesional en una buena psicoterapia, trabaja en tu crecimiento espiritual, medita y hazlo disciplinadamente.

Vive con amor, comienza amándote a ti mismo y después a los demás y a la vida, experiméntalo todo intensamente y después suéltalo. Aprende a decir sinceramente: “Te amo, pero contigo o sin ti la vida sigue e igual puedo ser feliz.

Armando Franco

Armando Franco