¡Comparte en tus redes!

Vivir con prisa es un engaño

Martha Sánchez NavarroTe has dado cuenta de lo mucho que corremos? De lo rápido que sentimos que se nos va el tiempo? Nos han inculcado que el tiempo es dinero, que hay chingarle, qué hay que corretear la chuleta, etc. Dándonos una sensación de prisa y estrés desmedido. Muchas veces no sabemos ni a dónde vamos, pero eso sí vamos hechos la mocha!

Te das cuenta que es un engaño, la vida se trata de vivir el presente plenamente aquí y ahora. Se llama Presente, porque es un regalo. Y en esa prisa loca, nuestra mente casi nunca está en el momento, generalmente está en el pasado, lamentándose o castigándose o en el futuro con el miedo y la incertidumbre de qué va a pasar?

La mente casi nunca está donde está, a diferencia de nuestro cuerpo, que siempre habita el momento presente. Hay mucho que aprenderle al cuerpo, recordando que no somos un cuerpo, más bien tenemos un cuerpo y habitamos en él.

La solución a este engaño o sueño, que parece más pesadilla, es muy sencilla;

Medita, guarda silencio, aquiétate tantito y ve hacia dentro, hacia ti.

Tómate un tiempo para acordarte de ti, respira, cierra tus ojos, pon atención en el latido de tu corazón y sorpréndete del gran regalo que es tu vida, la enorme oportunidad que tienes de Ser.

Siente tu respiración, como entra y como sale, regalándote otro instante para crear lo que tú quieras. Agradece el momento, agradece tu cuerpo, tu vida, tu familia, tus amigos, tu trabajo,  agradécelo todo. Trata de percibir lo que estás viviendo en ese momento y no lo juzgues, no lo quieras cambiar, no te quejes y acéptalo como es.

Recuerda que nada es para siempre y que va a cambiar. Cuando las cosas estén bien, disfrútalas y cuando no estén tan bien, relájate que también van a cambiar.

Lo único que puede permanecer igual, si tú quieres y le metes ganitas, es tu actitud! Esa si depende de ti, nadie dice que sea fácil mantener siempre una buena actitud, sin importar lo que esté pasando afuera.

Pero sí se puede, no todo el tiempo, nada más ahorita y ahorita y así te puedes pasar una vida. Recuerda que la vida está hecha de instantes sumados. Y que venimos a ser felices y creativos, desarrollando nuestros talentos y festejando la vida.

Haz más cosas que te gusten, date tiempo para ti, no esperes a que sean vacaciones para descansar y disfrutar. Sal más de tu casa a lugares hermosos que te inspiren, como un parque, haz un picnic, toma el sol, camina por callecitas, plática y tómate un café con un amigo.

La prisa es un tipo de resistencia, para no conectar con el adentro. Decreta que el tiempo te alcanza para todo lo que quieres.

Haz un alto y no te dejes arrastrar por el ritmo vertiginoso del afuera, recuerda que la paz, la seguridad, el bienestar y todo lo bueno, viene de una Conciencia Superior, conéctate a ella y fluye en esta maravillosa aventura que es tu vida.

Recuerda que el instante que estás viviendo ahora, no se va a repetir, vívelo a tope, para cuando pase no lo extrañes y puedas vivir nuevamente intensamente el momento presente.

Cuando te vayas de esta vida, lo único que te llevarás serán los recuerdos, las experiencias, así es que no tengas prisa, no caigas en la apariencia, lo importante es el camino, no la llegada.

 

Te quiere Martha

Martha Sánchez Navarro