¡Comparte en tus redes!

Vivir sin sentir miedo

Armando_FRANCOContinuamente en mis cursos, en mis conferencias y cuando atiendo en terapia psicológica, las personas me piden ayudarles a quitar totalmente el miedo, quieren ser muy valientes. Si tu has deseado lo mismo, de entrada te tengo que desilusionar, eso no es posible. Sentir miedo es natural, es algo que está directamente ligado a tu instinto de supervivencia y te ayuda a sobrevivir. No sentir miedo sería algo patológico y sumamente peligroso. Sería importante el comenzar por reconocer que vivir da miedo. Y esto se debe a que la vida es un misterio, nadie puede saber con precisión el que va a ocurrir mañana, la vida es imprecisa, es insegura y esto definitivamente produce miedo.

El miedo lo experimentamos en una pequeña zona del cerebro a la que llamamos amígdala. La existencia de esta parte que es del tamaño pequeña almendra en el cerebro se remonta al pasado más remoto de los mamíferos y ha tenido un papel vital en la evolución. El miedo es el estado más intenso en el que pueden entrar tu mente y tu cuerpo y sólo tiene una meta: tu supervivencia. Si te encontraras caminando en una zona montañosa de espesa vegetación y de pronto de reojo en el suelo percibieras un objeto alargado de aproximadamente un meto y medio de largo y de forma cilíndrica, en automático tu amígdala te lanzaría una sensación de terror, se produciría gran cantidad de adrenalina que se inyectaría a todos tus músculos y pegarías un brinco alejándote de inmediato de eso. Sin tiempo de analizar y racionalizar que está pasando, tu inconsciente te alejaría pensando que es una serpiente, después del susto y desde lejos podrás observar y darte cuenta que solo era una cuerda.

Al experimentar el miedo nuestro instinto de supervivencia nos hace reaccionar de tres manera diferentes:

  1. A) Huir    B) Atacar     C) Hacernos los muertos.

Estas tres reacciones ante el miedo las vemos continuamente en la naturaleza y en la vida diaria de los seres humanos. Nosotros también en ocasiones cuando sentimos miedo o algo nos provoca un gran disgusto, decidimos huir. En otras ocasiones al sentir el miedo decidimos defendernos y atacamos, no necesariamente a golpes o físicamente, pero puede ser por medio de una discusión, y en otros casos, decidimos que lo mejor es hacernos los muertos, hasta que el enemigo o lo que sentimos que nos agrede y el cual consideramos que posé una fuerza mucho mayor que la nuestra, deje de atacarnos.

El miedo es una experiencia producida por nuestra mente inconsciente que nos ayuda a sobrevivir y a mantenernos sanos y salvos, por lo cual no es posible ni sería conveniente eliminarlo. Los seres humanos nos tenemos que acostumbrar a vivir con él y aprender a utilizarlo para nuestro bien.

Este miedo que experimentamos los seres humanos se convierte en útil o inútil:

1)      Miedo real o útil. Es el que experimentamos cuando nuestra vida se enfrenta a un peligro y al sentirlo nos permite reaccionar para ponernos a salvo.

2)      Miedo psicológico o inútil. Nuestra mente lo crea a través de pensamientos, fantasías negativas, situaciones que no son reales.

Sería imposible vivir sin el miedo real o útil, ya que es necesario para la vida, pero sí sería importante entrenar a nuestra mente hasta acostumbrarla a vivir sin el miedo psicológico o inútil. Y esto se logra poniendo atención consciente en los pensamientos en los que nos estamos enfocando. Siempre ante toda circunstancia existe la posibilidad de que las cosas salgan mal o salgan bien, al enfocarnos en las respuestas negativas inmediatamente se despertarán las señales de alerta y de miedo, si tú eres una persona enfocada en lo malo tus sensaciones de miedo serán constantes y mantendrás una angustia y ansiedad muy grande ante algo que ni siquiera ha ocurrido. Yo te sugiero enfocar siempre a los resultados positivos, ya que al hacerlo podrás sentirte mucho mejor y más lleno de recursos internos que te ayudaran a vivir satisfactoriamente tu vida.

Algunas personas ante el miedo que les provoca la vida deciden reaccionar haciéndose los muertos y caen en lo que se llama depresión. Y en este estado aprenden a encontrar ciertas ganancias ocultas que les hace acomodarse en una cierta posición cómoda que puede llegar a ser sumamente peligrosa. Tal vez te preguntes: ¿Y que puede encontrar de ganancia o de comodidad alguien sumido en una espantosa depresión? La respuesta es: Atención y cuidados de sus seres queridos, amor, sobreprotección etc. Estas ganancias ocultas al obtenerlas, desgraciadamente afectan al problema que se profundiza cada vez más.

Es importante que comprendas que sentir el miedo real o útil es normal, pero que a pesar de este debes de atreverte constantemente a lanzarte y ponerte en acción rompiendo las disque posiciones seguras o cómodas. La gente confunde felicidad con comodidad y al estar cómodos no hacen nada por mejorar y acabar con la infelicidad, que viene de algo mucho más profundo. Si verdaderamente aspiramos a la felicidad necesitamos generar en nuestro interior el coraje para enfrentar la vida y salir de cualquier posición cómoda que intente detenernos, y ponernos en acción a pesar de cualquier miedo que se pueda presentar. La vida es insegura, la vida da miedo, pero a pesar de ello debemos ser valientes y ponernos en movimiento. El cobarde es un muerto en vida, un

zombie. Para estar realmente vivos tenemos que ser valientes.

Por:

Armando Franco

Armando Franco