¡Comparte en tus redes!

Irene Torices

Y tú ¿Sabes qué tipo de violencia ejerces?

 

La violencia hacia las niñas y las mujeres es un hecho que ocurre tanto en el contexto familiar como fuera de él, y a pesar de que existen reportes sobre su incidencia, a este tipo de violencia se le da poca atención, lo mismo ocurre en el ámbito escolar y laboral cuando una mujer de cualquier edad reporta a alguna figura de autoridad que está viviendo violencia, las más de las veces es ignorada o se invisibiliza ya que el atenderla implica que la autoridad enfrente situaciones que van desde el desconocimiento de estrategias teórico metodológicas, no quererse involucrar en acciones jurídicas o posiblemente enfrentarse con situaciones personales por el hecho de haber vivido una experiencia semejante. Sin embargo no se toman en cuenta los efectos que la violencia puede generar de manera inmediata y a largo plazo si no se da una atención adecuada.

En todo acto de violencia se encuentra implícito el abuso de poder, implica analizar quién toma las decisiones, sobre qué aspectos de la vida social y si esa persona está legitimada para tomarlas.

Mucho se ha dicho sobre las formas existentes de violencia sexual y de género y sobre la urgente necesidad de atender el problema, sin embargo poco se ha hecho para ayudar a las personas a identificar las formas en las que son participes de este hecho, propongo pues hacer un ejercicio personal para darte cuenta si estas violentando o viviendo este tipo de violencia solo marca con una X la casilla que corresponda a tu experiencia:

 

SITUACIONESYO LO HE HECHO ALGUNA VEZYO LO HE SUFRIDO ALGUNA VEZYO LO HE VISTO / ESCUCHADO ALGUNA VEZ
Utilizar imágenes de naturaleza sexual u otras que incomodan a las personas en carteles, calendarios, protectores de pantalla, etc.   
Lanzar piropos o comentarios no deseados acerca de la apariencia de una persona.   
Mirar en forma “morbosa” o con gestos sugestivos que molestan a otras personas.   
Burlarse, bromear, comentar o hacer preguntas incómodas sobre la vida sexual o amorosa de otra persona.   
Presionar a otra persona para aceptar invitaciones a encuentros o citas no deseadas fuera del lugar de trabajo.   
Enviar cartas, realizar llamadas telefónicas o enviar mensajes de naturaleza sexual no deseados por otra persona.   
Lanzar amenazas que afectan negativamente la situación laboral de otra persona si no acepta las invitaciones o propuestas sexuales.   
Exigir realizar actividades que no competen a labores propias del puesto de trabajo o ejercer otras medidas disciplinarias por rechazar proposiciones sexuales.   
Propiciar roces, contacto físico no deseado.   
Presionar para tener relaciones sexuales.   

Si marcaste al menos una de las casillas de la primera columna haz ejercido violencia, si lo hiciste en la segunda casilla has vivido violencia, si marcaste alguna de la tercera columna estás siendo participe de actos de violencia, si esta situación es repetitiva, es importante buscar ayuda.

La violencia contra la mujer es una violación a los derechos humanos, es consecuencia de la discriminación y la persistencia de desigualdades por razón de género; impide eliminar la pobreza, luchar contra el VIH/SIDA y fomentar la paz y la seguridad. La prevención de la violencia es posible y esencial considerando que hasta un 70% de las mujeres y las niñas sufren violencia en su vida.

Este año, la ONU invita a la iniciativa “Pinta el mundo de naranja: pon fin a la violencia contra mujeres y niñas”.

Participa en la campaña entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre de 2015. Si necesitas ideas sigue el vínculo: http://www.unwomen.org/~/media/headquarters/attachments/sections/what%20we%20do/orange_the_world2015_unite_toolkit.pdf?v=1&d=20150324T180336

 

Irene Torices Rodarte

geishad@geishad.org.mx

 

Irene Torices Rodarte