¡Comparte en tus redes!

Zonas erógenas de hombres que ellos mismos ignoran

La gran diferencia entre hombres y mujeres es que ellas se esmeran por disfrutar cada caricia, cada roce de labios por el cuello, cada respiración, cada beso, ¡cada parte de su cuerpo! Pero los hombres... Muchas veces vamos como brutos salvajes a lo que vamos, directamente a la penetración, pensamos que sólo tenemos una zona erógena: el pene. ¡Así nomás no se puede! Bueno...  sí se puede, pero no se goza igual. Los hombres disfrutaríamos más nuestra sexualidad si prestáramos más atención a sus zonas erógenas y nos dedicáramos a aprovecharlas. Te vamos a pasar un dato para que este fin de semana te la pases bomba con tu chava, sigue leyendo.

Un macho alfa, lomo plateado, pelo en el pecho, etc., no sólo se encarga de consentir a su chica, sino que también dedica tiempo a explotar cada una de sus zonas erógenas, para lograrlo debes comunicarte con tu pareja, dile dónde le gusta y cómo, en otras palabras pide que te consientan. Pero... ¿qué decirle? Seguro no sabes porque sólo te concentras en tu "pilín". Aquí algunas zonas erógenas ignoradas por los hombres.

1.- Orejas. Que te las muerdan con suavidad, también se siente rico cuando hay lamidas, chupetes y cuando sientes la respiración de tu chava, ¿metida de lengua?, lávate primero y checa si te gusta y si le gusta a tu amorshito.

2.- Labios. Un beso sensual prende mucho, checa  que te den mordiditas suaves, experimenta con distintos tipos de besos y presta atención a los que más te gusten.

3.- Cuello. Te va a gustar y además te das una idea de cómo besarla en el cuello. De acuerdo con las estadísticas, cada vez que una chica besa a un hombre en el cuello un hombre afortunado se encuentra un billete en la banqueta, un niño recibe un dulce de regalo, los abuelitos y las abuelitas sonríen, un perro mueve la cola porque está contento, un papá juega con su hijo, una chava batea a un pretendiente, pero otra chica le da el "sí" a otro más y pasa un segundo más de ilusionas para los aficionados del Cruz Azul y del Atlas.

Zonas erógenas de hombres que ellos mismos ignoran

Zonas erógenas de hombres que ellos mismos ignoran

4.- Hombros. Que te froten los hombros también hace que sientas chido.

5.- Codos. Seguro no lo habías pensado, ¿ves cómo si ignoras muchas partes de tu cuerpo?, caricias y hasta besos por esta parte del cuerpo te pondrá cachondo.

6.- Dedos. ¡El clásico que te chupan los dedos! ¿A quién no le prende eso? Ella te hará pensar en sexo oral.

7.- Pecho. Caricias, besos, lamidas y chupetones, algunas chicas son más atrevidas y comienzan a ir hacia el sur con besos, eso te da a entender otra cosa (si eres chava y estás leyendo, toma nota).

8.- Espalda. Esta zona también es muy cachonda, va desde lo principal hasta que te la dejen toda arañada.

9.- Nalgas. Prueba y verás que te va a gustar que te acaricies y hasta te rasguñes las "ignacias", "las nailon" o como quieras llamarles. Igual y hasta te gusta que te nalgueen y te digan cosas como: "¡Dime vaquero, dime vaquero!"

10.- Muslos. Una caricia muy suave desde los pies hasta tus muslos hace que sientas sensaciones raras, pero sabrosas.

11.- Rodillas. ¿En serio, las rodillas? Pues nomás para que veas todo lo que ignoras en el sexo, éstas tienen terminaciones nerviosas que debes explotar. La mejor parte es atrás, por donde se doblan.

12.- Pies y dedos de los pies. Bueno, antes de utilizar esta arma secreta debes estar sano, como quien dice limpio y sin champiñones, según los reflexólogos la planta del pie está conectada con otras partes del cuerpo.

13.- Escroto y testículos. Esta cosita arrugada que se encarga de contener tus gumaros es muy buena para hacerte sentir el suculento placer del sexo, de acuerdo con los chismes que andan diciendo los expertos en sexualidad, el escroto es una zona muy sensible que una chica experimentada debe de acariciar con suma inteligencia, y con cuidado porque son delicados y resguardan las joyas de la familia.

14.- Perineo. Se trata de una zona estratégica que está entre tu pene y tu asterisco, algunas caricias y hasta cierta presión en este lugar hace que tus sensaciones vayan más allá de lo imaginable, así que aprovéchalas.

15.- Ano y próstata. Según lo ha afirmado varios especialistas en materia sexual, experimentar esto no es un asunto homosexual, o sea que no dejarás de ser machito cuando tu chava te cheque el aceite. Pruébalo, lo más seguro es que te guste. Para lograr la misión ella tiene que entrar por tu puerta trasera hasta donde se encuentra tu próstata.

16.- Pene. ¡Ahora sí! Esta zona erógena ya la tienes perfectamente bien estudiada, y sabes que en este lugar de tu cuerpo todas las partes son geniales, pero es posible que por tus impulsos de hacer todo a la carrera e ir directamente al grano hayas ignorado algunos aspectos importantes, por si las dudas lo has ignorado te pasamos el dato: el glande (eles glande y tlemendo), la corona y el frenillo, que es como un hilo de carne que se encuentra bajo el glande.

Si quieres sentir rico no basta con saber dónde te deben de acariciar, recuerda que al que no habla Dios no lo oye, igual y quedas muy agradecido por el sólo hecho de que echen pasión contigo, pero ¿por qué no ir más allá y disfrutar como los reyes? Habla con tu pareja y trata de experimentar las cosas que te gustan, los hombres también tenemos derecho a que nos consientan. Un rico masajito antes de las relaciones sexuales te puede ayudar a sentir delicioso.

Juegos sexuales para no gastar nada de dinero, entra en este link.

Columpio sutra: posiciones para disfrutar del columpio sexual, en este link.

Fantasías sexuales más comunes en las mujeres, aquí.