¡Comparte en tus redes!

5 cosas a hacer antes de tener a tu primer hijo

Si has leído mis columnas, ya habrás notado que mi esposo y yo llevamos cerca de dos años buscando bebé, y sabrás que hasta la fecha no ha ocurrido.

Adriterapeando

Si bien ha sido un tema difícil y con momentos dolorosos, también me ha dado mucho aprendizaje e “insights” de cosas a las que vale la pena ponerle atención cuando estás en la búsqueda del bebé y aún no ha llegado.

Algunos de esos insights son 5 cosas que he descubierto vale la pena muchísimo a hacer antes de que tengas hijos, y los comparto contigo.

5 cosas a hacer antes de tener a tu primer hijo

Conecta con tu pareja

¿Has notado que durante la búsqueda del bebé, de repente se pierde un poco el romanticismo o la conexión por estar completamente en lo mecánico? Que si es día fértil y hoy toca, que si la mejor forma probada por las abuelas es un día sí y un día no, que si durante el periodo fértil diario… Tener sexo se vuelve una tarea más, a veces hasta tediosa. Sin embargo, desde lo que he vivido y lo que he visto con mis pacientes, es que es poco probable que así logres un embarazo (ve tú a saber la ciencia detrás de, pero ocurre). A nosotros nos ha servido estar en la búsqueda para conectarnos, para que aún después de 8 años de relación empecemos a ver nuevas facetas en nosotros, en el otro y en la relación, para platicar de nuestros deseos, pasiones y miedos (y no estoy hablando sólo de algo sexual) y desde ahí crecer juntos, llegue o no el bebé.

Has cosas SOLA/O

Uno de mis más bonitos descubrimientos es lo bien que me caigo, ya sé, suena super raro, pero entre el trabajo, proyectos, pareja y amigos, había encontrado la forma perfecta de no estar conmigo. Estando sólo conmigo notaba que a ratos no me caía tan bien y no me gustaba al 100 quien estaba siendo. Estando sola, teniendo citas conmigo y obligándome a salir y hacer cosas por mi cuenta comencé a disfrutarme, a darme permiso, con todo y culpa de dejar la casa sucia o al marido solo en casa, de hacer cosas para mí, descubrir y redescubrir mis gustos y cosas que me ayudan a estar conmigo. Hoy por ejemplo, ya no disfruto tanto como antes las películas de miedo, pero acabo de descubrir el placer de tejer con chaquira… Hoy que no tienes al bebé date el privilegio de ser tu prioridad.

Ponte en orden

Nunca he sido la más ordenada en mi familia, pero si mi mamá viera mis cosas y mi casa hoy… yo creo que le da algo. He notado que cuando más desastrosa tengo mi casa, más estrés me genero a mi misma. Este último mes, mi casa sigue siendo un desastre, pero he comenzado a deshacerme de cosas, ropa que no uso o no me gusta, por ejemplo. Me di cuenta de que no me deshacía de cosas porque me entraba la idea de “qué tal que luego lo necesito”, o peor… “me tendría que comprar cosas nuevas”. Fácilmente entro en una espiral de escasez donde todo me parece poco...o mucho. Me angustio y no me desprendo de lo material por sentir que no voy a poder con lo que viene. Ponerme en orden me ha servido para notar que por un lado, no pasa nada, el mundo no explota si me deshago de cosas (basura) en mi casa, y por otro, que sí puedo hacerle frente  a mis obligaciones y responsabilidades. Me ha hecho ver mis recursos y herramientas, así como las de mi pareja y hoy nos veo más fuertes… aunque aún tengamos deuda y desastre en la casa.

Cuestiónate

¿Hoy qué cosas valoras? ¿Qué quieres y cuáles son tus prioridades? ¿Estás segura/o de que quieres tener hijos? ¿Qué pasaría si nunca puedes tenerlos? ¿Adoptarías? Estas y muchas mas preguntas puedes hacerte. Muchas veces creemos que queremos algo por nosotros, o que cuando tengamos ese algo, algo va a cambiar en nuestras vidas. Cuestionarte y preguntarte qué quieres y para qué lo quieres es válido y te ayudará a enfocar tu timón hacia donde quieras ir, ya sea con hijos o sin hijos. A veces estar en la búsqueda del bebé hace que nuestro mundo se vuelva súper angosto y sólo tengamos ese monotema, cuestionarnos a dónde vamos y lo que queremos nos abre el panorama.

Ten miedo, siente lo que sea que sientas

Si te contara todas las veces que la gente extrañada me pregunta ¿por qué te da miedo tener hijos, no que quieres?, o ¿por qué te sientes así?... no terminaría nunca esta columna. La realidad es que vivimos en un mundo con pocas habilidades emocionales. Hemos privilegiado la razón y se nos ha olvidado que las emociones tienen su propia lógica y que (tristemente para muchos) no son controlables. Está bien si tienes miedo y dudas, o si crees que no serás una buena madre o padre. Está bien que te de culpa querer traer a otro ser al mundo estando el mundo como está y que la mejor forma de ayudar al cambio climático es no teniendo hijos (ouch), está bien que te sientas egoísta porque últimamente todo se trata de ti, es más, tener hijos ya ni es el tema, el tema es si puedes o no, si tu pareja no te entiende o si el mundo te la “aplica”. Date permiso de sentir y escucharte. A veces sólo necesitas compasión de ti para ti.

Seguramente hay muchas cosas más que puedes hacer en lo que llega tu primer hijo, pero espero que por el momento lo que he aprendido te sirva como a mí me ha servido.

Nos leemos pronto.

AdriTerapeando

 

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

Notas relacionadas:

Todas las columnas de AdriTerapeando, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

Adriana Carrillo