¡Comparte en tus redes!

Antes de decirlo toma en cuenta sus emociones

Pamela JeanYa hemos hablado en diferentes ocasiones sobre lo fundamental que es generar tu estado interno propicio antes de presentarte en esa cita importante, de manera que puedas transmitir confianza y seguridad sin tener que actuarla. Si no has leído al respecto, puedes hacerlo aquí:

Sonríe como si fuera en serio http://ideasqueayudan.com/sonrie-como-si-fuera-en-serio/

Posturas de poder  http://ideasqueayudan.com/posturas-poder-pamela-jean/

Ahora, es momento de que te revele otra clave para lograr ser más persuasivo.

¡Genera el estado interno propicio de la persona a quien quieres convencer!

Entonces, si tienes una cita con tu jefe o con un cliente, incluso con tu pareja, con la intención de persuadirlo de algo y te enteraste que está de mal humor porque justo unas horas antes recibió una mala noticia o tiene un día demasiado complicado, entonces tienes varias opciones:

  1. Si lo consideras prudente y existe esa posibilidad, cambia de día la reunión. El timing es importante, y ese no es un buen momento para pedirle algo.
  2. Si de plano no puedes moverla, entonces opta por ser breve, evita llegar hablando de algo que lo pueda sulfurar o agobiar más. Si es necesario, toca el tema de manera empática y después cambia la conversación. Antes de entrar al tema principal del que vas a hablarle, desactiva su estado negativo con alguna artimaña como las siguientes:
    • Habla de algo que sabes que le gusta, permítele ahondar en el tema y regocijarse con él.
    • Si existe la confianza o hay alguna fotografía en su oficina, pregúntale por sus hijos (aún no conozco a nadie que no se ponga un poquito más feliz cuando habla de ellos). Sé siempre prudente, que no sienta que lo estás acosando.
    • Si tiene algún trofeo, pregunta sobre cómo lo ganó. Muestra verdadero interés. Hay gente que me ha preguntado en los cursos: “¿y si no quisiera hablar de eso?” Mi respuesta es: “si no quisiera hablar de ello, no lo tendría ahí, a la vista de todos. Si está ahí es porque quiere que lo noten, dale el gusto.
    • Si ves en su oficina una foto de tu cliente en unas vacaciones, coméntale que estabas pensando ir a ese lugar pronto y pídele algunas recomendaciones, que te cuente cómo se la pasó (si la tiene ahí es porque tiene recuerdos positivos asociados a ella).
    • Si no encuentras nada que te permita hacer alguna referencia, puedes plantearle algún problema o duda que tengas, reconoce su trayectoria y experiencia (sin adular por favor, habla de algo que en verdad admires, recuerda que el ser humano huele la falsedad) y pídele algún consejo. Cuando alguien nos pide un consejo, nos hace sentir importantes, capaces y reconocidos, eso mejora nuestro estado de ánimo.
  1. Esuchar con atención e interés a esa persona si de pronto se suelta hablando contigo sobre “algo”, es una manera de ganarte su voluntad a través de la reciprocidad. Su mente pensará: “él/ella me esuchó con interés, ahora me toca a mí hacerlo”. La mayoría de la gente se rige consciente o inconscientemente por esta ley de la vida. Aprovéchala a favor de ambos.
  2. El sentido del humor creativo, usado de manera inteligente y prudente, puede ser también un gran aliado para romper el hielo y ganarte su disposición. Si no conoces a esa persona, entonces sé cauteloso, no queremos que corras el riesgo de que piense que no lo tomas en serio o que te estás burlando. Di no al sarcasmo ni humor negro en estos casos, a menos de que sepas que esa persona simpatiza particularmente con ese tipo de humor.

Recuerda, prudencia y sutileza ante todo.

¿Ya me sigues en redes?

Encuéntrame en FB, Instagram y en mi canal de Youtube como PamelaJeanMx para tener acceso a más ideas que ayudan, relacionadas con la persuasión, la imagen, la comunicación asertiva e inteligencia emocional.

Pamela Jean Zetina