Edilberto Peña de León

edilberto_penaHace un par de años conocí el término “Big Data” en referencia a la cantidad de información que generamos todos los días en nuestra interacción diaria con la tecnología que tenemos cerca de manera cotidiana, y que en la mayoría de los casos, ni nos damos cuenta de que la generamos. Así mismo, desde hace un tiempo, en los ámbitos médicos se ha comenzado a especular acerca de cómo se podrían utilizar todos estos datos para mantener hábitos de vida saludable, utilizarlos como variables para generar diagnósticos, verificar el seguimiento de las recomendaciones médicas y tratamientos de las enfermedades que se que tengo y el monitoreo de posibles complicaciones.

Incluso, en la presidencia de George W. Bush, se tomó el tiempo para generar un primer formato de legislación de la generación, confidencialidad y uso de lo ya llamado “Big Data”. Ya desde entonces se han usado para el cuidado de la salud general de las personas, pero en los próximos años nos vamos a familiarizar con su uso en la salud mental de la población. Me gustaría ponerles en ejemplos claros como se podría usar:

  • Las pulseras electrónicas o incluso los relojes conectados a los celulares aportan datos acerca de mis movimientos, pasos en el día, cadencia, horas de descanso, sueño y profundidad del mismo. También niveles de frecuencia cardíaca y, en algunos casos, de presión arterial durante todo el día
  • Mis publicaciones de facebook y de twitter.
  • Mis fotos de instagram.
  • Mis gustos musicales de spotify.
  • Mis búsquedas de información en google.

Ahora imaginen cruzar toda esta información pensando en un probable paciente con depresión: se mueve menos, su frecuencia cardíaca es más baja, duerme mal y poco profundo, publica cosas tristes, pone frases famosas que hablan de cosas existencialistas y del sentido de la vida, postea fotos en blanco y negro y con tintes melancólicos, escucha sin para los éxitos de José José y busca en el internet información acerca de que hacer con la tristeza y los síntomas de la depresión, así como dedicarse a “stalkear” compulsivamente la vida de todas sus ex parejas.

Teniendo acceso a todo esto podríamos saber si está persona está teniendo hábitos que lo ponen en riesgo de deprimirse, mandarle una alerta al celular para que considere si está deprimido y darle recomendaciones de centros especializados que podrían ayudarlo a atenderse, y más aún, si ya está diagnosticado, su médico podría tener acceso a variables que podrían asegurar su apego al tratamiento y su más rápida recuperación.

Seguro veremos cada día más la implicación de esta famosa “Big Data” en nuestra salud mental.

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: