¡Comparte en tus redes!

Cómo controlar una compulsión

Para la mayoría de los pacientes es difícil diferenciar entre una idea obsesiva (tema que tratamos en la participación de la semana pasada) y un acto compulsivo. Es importante decir que ambos componentes se presentan solo en uno de los trastornos de ansiedad que es el Trastorno Obsesivo Compulsivo, famoso por abreviarse como TOC, incluso motivo de películas y obras de teatro.

Edilberto Pena de Leon - columnista - Ideas Que Ayudan

El paciente sufre de ideas obsesivas de diferente tipo, pero para poder descargar la ansiedad que estas le producen requiere de realizar un acto repetitivo para poder respirar y sentir reposo. Los actos compulsivos generalmente son de contenido fantasioso, ya que en una revisión lógica es fácil entender que no pueden disminuir la ansiedad que producen las ideas obsesivas, pero es la única defensa que logra generar mi aparato mental con el fin de salir adelante. Ejemplos de actos compulsivos son el repetir algunas frases cierto número de veces, acomodar todo para que quede simétrico o en orden par, rezar, contar, regresar a casa a verificar si los aparatos están apagados, o incluso volverse sobre sus propios pasos para borrar los pensamientos inadecuados. Hay que mencionar que estas ideas y actos producen gran molestia en el individuo y que él quisiera no tenerlos, cosa que no puede lograr a voluntad. Estas relaciones entre ideas obsesivas y actos compulsivos no tienen que ver con la inteligencia o cultura de cada persona, son producto de esta muy particular enfermedad de la salud mental.

Pero ¿Qué tenemos que hacer si sufrimos de TOC?

  • Investigaciones recientes indican que es muy probablemente un padecimiento crónico que requiere manejo farmacológico por tiempos indefinidos. Por lo tanto, es prudente acudir a evaluarse y realizar el diagnóstico con cualquier profesional de la salud mental, pero casi obligatorio acudir con un psiquiatra durante la evolución para considerar la opción de un medicamento serotoninérgico que mejore el funcionamiento frontal derecho, sitio donde se anida la alteración neuroquímica base del TOC.
  • El uso de un fármaco no es suficiente para el adecuado control del TOC. La psicoterapia básica para el manejo es la de tipo cognitivo conductual con exposiciones controladas y progresivas a los estímulos que generan la ansiedad.
  • Se trata de una patología que puede controlarse perfectamente y tener gran calidad de vida, sólo hay que cumplir estas sencillas reglas para su tratamiento.

Sigue al Dr. Edilberto Peña de León en:

Twitter: @Edilberto_pena