¡Comparte en tus redes!

Cómo elegir correctamente a un buen proveedor de servicios de salud

En un fin de semana donde el tema central de todas las conversaciones, y el trending topic en todas las redes sociales, fueron las elecciones intermedias que se realizaron en todo el territorio mexicano con una participación que superó el histórico 50% de abstencionismo tradicional de estos comicios de medio término, quiero dedicar la columna de esta semana a una duda recurrente que me plantean en mis medios de contacto: “¿Cómo le hago para elegir de forma certera al médico que necesito?”

Dr. Edilberto Peña de León

Debemos de comenzar el planteamiento para resolver esta incógnita desde las formas más tradicionales hasta las más novedosas, no sin antes hacer una aclaración necesaria del título que le puse a esta participación, tratando de ser provocador: los servicios de salud, son esto, servicios, donde se busca establecer una exitosa relación comercial entre un profesional proveedor de medios para restablecer la salud con un cliente potencial que necesita de su evaluación y de sus conocimientos.

  1. Las recomendaciones de familiares y amigos que han sido usuarios previos de un médico. Con mucho esta es la forma más conocida de poner en contacto a pacientes con galenos. La manera más rápida de generar confianza, y el camino más exacto para lograr la cita, realizarse los estudios necesarios, tener el diagnóstico y ajustarse al manejo.
  2. Acercarse a instituciones que han ido forjando su prestigio al paso de los años, como hospitales, clínicas o institutos que agrupan a profesionales de salud y que piden una serie de requisitos académicos y logros profesionales para aceptarlos en estos lugares. Se trata de acudir a estos sitios y revisar el directorio para elegir al médico que mejor se ajuste a mis días, horario y presupuesto para poder solicitarle la cita. Este es el momento correcto para introducir una variable relevante: que este médico a elegir se encuentre dentro de la red de médicos afiliados a los términos y condiciones de mi seguro de gastos médicos mayores, para que en caso de que mi patología requiera un manejo más complicado, pueda ser avalado y cubierto por esta herramienta.
  3. Emplear la tecnología para facilitarme la selección. Desde hace ya varios años existen una serie de plataformas, que su objetivo ha sido hacer más accesible esta coincidencia de paciente y médico. Se trata de los directorios médicos digitales que contienen la información de contacto del médico, su especialidad, sus horarios de consulta, su trayectoria profesional e incluso, los comentarios de usuarios previos calificando su atención en la ya tradicional, una a cinco estrellas. Todavía más, se les ha agregado a este perfil, la posibilidad de poder elegir desde ahí la cita que yo quiero para acudir al consultorio, un botón de comunicación por medio de whatsapp y en forma escrita (se trata de evitar la interacción telefónica que cada vea resulta más incómoda para los clientes), y ya en temporadas pandémicas, la posibilidad de que se realice la consulta por vía remota, y poder pagar por medios electrónicos por la misma. Hay que decir que del lado del doctor, estas plataformas cobran una tarifa mensual por aparecer ahí, un sobre cobro por subir en las selecciones y un porcentaje de las videoconsultas realizadas.
  4. El uso de las redes sociales como medio publicitario de los profesionales de salud para así poder mostrar a una gran cantidad de su población objetivo sus habilidades y los servicios que proporcionan. Tener un sitio web, que aparezca en las búsquedas pagadas u orgánicas en los motores de selección, y alojamiento de opiniones profesionales, testimonios de pacientes, videos explicativos e interacciones digitales que permiten alcanzar una gran cantidad de personas interesadas en ese campo específico del conocimiento médico.

Aquí viene mi recomendación final y probablemente la más importante. Ya que se llega el momento de conocer personalmente a tu médico, es relevante e infaltable la realización de una historia médica completa que incluya exploración física, la firma de un acuerdo de confidencialidad que vele por la secrecía de mi información; y la solicitud de poder tener acceso al título de médico, de especialista y a la certificación por parte del consejo de la misma especialidad, requisitos que por ley, deben de estar a la vista del usuario para poder establecer esta relación tan importante con las mejores bases de confianza.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña