¡Comparte en tus redes!

Cómo podar un árbol

Cómo podar un árbol, 7 cosas que debes tomar en cuenta

Mantener tu jardín limpio y en orden es una buena manera de entretenerte, pero muchas veces las personas tienen árboles cuyos cuidados son muy específicos, tal es el caso de los arboles frutales; si bien podar un árbol es una manera efectiva para aumentar su calidad de vida, debes tomar en cuenta que no es lo mismo podar un árbol frutal que un árbol ornamental, con el árbol frutal debes tener los cuidados necesarios para así permitirle dar más frutos cada que sea la temporada y el árbol ornamental se puede podar cada vez que este lo necesite. Sea cual sea el caso aquí te explicamos cómo podar un árbol y 7 cosas que debes tomar en cuenta.

Cómo podar un árbol 

Cómo podar un árbol, 7 cosas que debes tomar en cuenta

Analiza porque quiere podar tu árbol

¿Quieres darle forma a un árbol para que tenga una buena sombra o altura? ¿El árbol ha sido podado recientemente? Debes considerar lo que quieres lograr y establecer tus metas antes de comenzar.

Las razones de la poda también influirán en "cuándo" hacerlo. Puedes hacer podas ligeras o quitar ramas muertas en cualquier momento, pero si tienes metas más grandes, deberás planear la poda de acuerdo a las estaciones del año.

La mejor época para podar

En general la mejor época del año para podar un árbol es a finales del invierno porque los árboles se encuentran sin follaje y permite ver mejor las ramas, además de que no se ve afectado el crecimiento porque no hay necesidad de producir savia, (ya que las épocas en donde los arboles producen esta sustancia es en la primavera y el verano) Otra ventaja de podar tu árbol en el invierno es que no hay riesgo de diseminación de algunos hongos que puedan ingresar por las zonas donde se realizó el corte, además de esto, durante el invierno hay menos insectos lo que beneficiara el crecimiento de tu árbol cuando llegue la primavera, haciendo que crezca frondoso.

Tipos de poda

Hay que tomar en cuenta que existen dos tipos de poda.

  • De formación
  • De mantenimiento

La poda de formación sirve para evitar que el árbol crezca sin control o de manera “salvaje” y que así pierda belleza. Según la especie del árbol, requerirá más o menos este tipo de poda, por ejemplo, un abeto o en general las coníferas ornamentales no necesitan tanto este tipo de poda. En la poda de formación te tendrás que hacer cargo de darle forma a su copa, asegurándote de que todas sus ramas este bien dispuestas y no presenten futuros obstáculos.

La poda de mantenimiento ayudara a tu arbolito a que este en buen estado cada vez que se pode, ya que eliminarás elementos indeseables como lo son las ramas rotas, secas o que estén más crecidas de lo necesario, además de que eliminarás factores de riesgo al cortar las ramas que toquen cables o que estén cerca de casas o edificios.

Elige las herramientas correctas para podar

Tijeras de Bypass

Cuentan con dos hojas muy afiladas que funcionan como tijeras. Este tipo de herramientas es muy adecuado para plantas con tallos tiernos y huecos.

Tijeras de poda de yunque

Las tijeras de poda de yunque tienen una hoja muy afilada y un bloque plano. El tallo descansa sobre el bloque plano y la hoja cae sobre él para cortarlo. Este tipo de tijeras es muy apropiado para plantas y arbustos con ramas leñosas. La hoja plana garantiza que los tallos no sufran una presión oclusiva durante la acción de poda.

Sierra de poda para ramas gruesas

Para las ramas más gruesas, la solución más práctica es una sierra de poda manual o eléctrica. Las sierras de poda son también muy útiles para podar en zonas de difícil acceso.

Tijeras de poda para ramas más gruesas y duras

Al igual que la sierra de poda, las tijeras de poda a dos manos están pensadas para las ramas más gruesas. Estas tijeras son parecidas a las tijeras de poda normales, pero tienen unos mangos más largos para poder ejercer más presión y trabajar fácilmente por encima de la altura de la cabeza.

Poda las áreas más pobladas de ramas

Elimina las ramas entrecruzadas, luego abre la planta para que el aire pueda circular y la luz llegue a todas sus partes. Los árboles necesitan una buena circulación de aire a través y alrededor de las ramas para crecer sanos. Las ramas muy próximas entre sí fomentan el crecimiento de hongos y atraen más insectos. Elimina también las ramas que crecen hacia el interior ya que esto solo provocara que las ramas crezcan en descontrol y se entrecrucen de nuevo, además de que esto no es sano para tu árbol.

Consejos para realizar los cortes

Si aún te sigues preguntado cómo podar tu árbol, no te preocupes los siguientes consejos te serán de mucha ayuda a la hora de podar tu árbol.

Antes que nada, ten en cuenta que todo corte implica una herida. Para que el árbol pueda comenzar a sanar, los cortes deben ser limpios y sin desgarros. Para eso es preciso utilizar herramientas afiladas y hacer el corte en el lugar correcto.

El corte deberá realizarse ni muy pegado al tronco ni muy alejado. Precisamente en el punto de unión con la rama madre, o bien, en la intersección de dos ramas, donde se forma una "y".  Procura no realizarlos al ras del tronco.

El corte en bisel o diagonal es mucho más adecuado para que la herida no retenga humedad. La humedad favorece la pudrición y el ataque de hongos. Además, debe respetarse el cuello (área de la base de la rama) al realizar el corte, ya que allí concentran las células que ayudarán a cicatrizar la herida.

En ramas de un diámetro grande, para que no se produzca un desgarro de la corteza hay que cortarla en dos pasos. Primero se realiza un pequeño corte, se corta más arriba y, por último, se elimina lo que resta sujetándolo.

El riesgo de pudrición aumenta cuando los cortes exceden los 5 cm de diámetro, por eso en caso de no poder evitar realizar un corte grande deben alisarse y retocarse hasta que queden perfectos.

No podes en exceso

Una vez que hayas terminado tu trabajo podando el árbol debes dejar que este vuelva a crecer de manera normal procurando no podarlo en exceso ya que solo causarás que empiece a presentar heridas, lo que provocara que tu árbol se pudra y muera.

 

Ahora ya lo sabes, solo sigue estos tips y veras que la pregunta de cómo podar un árbol ya no se escuchará tan complicada, recuerda que lo más importante a la hora de podar tu árbol es pensar en que es lo que este necesita y como le beneficiara el cambio a tu arbolito, ya que de esto dependerá que siga creciendo frondoso y no que corra el riesgo de pudrirse.

Notas relacionadas con cómo podar un árbol:

Plantas negras para un jardín muy darks, dando click aquí.

7 tipos de flores que debes tener en tu jardín para ayudar a las abejas, dando click acá.

Cómo hacer un jardín Zen en tu escritorio, dando click de este lado.