¡Comparte en tus redes!

Cuando el bebé no llega

Adriana CarrilloBueno, aquí voy. La verdad es que desde hace tiempo he querido escribir sobre este tema, la travesía de buscar un hijo. Pero me ha dado miedo exponerme y sentir. Sin embargo, hoy elegí esta acción valiente pues creo que alguien que esté viviendo situaciones similares a la mía podría sacar provecho de mis “veintes”.

Mi esposo y yo llevamos un rato buscando bebé. Nos tardamos casi 7 años en decidirnos pues ambos somos súper miedosos, y tenemos la creencia de que no es buena idea. Basta con ver las noticias y especular sobre las implicaciones del cambio climático y la sobrepoblación mundial para que me sienta el peor ser humano del mundo por querer tener hijos.

Sin embargo, decidimos dejar de hacernos mensos y pusimos manos a la obra… sin lograr aún el “resultado deseado”. Me he metido a miles de blogs, aplicaciones y videos de YouTube buscando algo que me de esperanza, o un mecanismo que me asegure que para el siguiente ciclo ya estaré embarazada, y ¿qué crees? No existe tal cosa que me de esa certeza. De hecho mientras más investigo, más corroboro que cada uno de nosotros somos un milagro (está cañonsísimo todo lo que tiene que pasar en el momento exacto para que se logre dar un embarazo).

Hace unos días me di cuenta realmente de que todas las cosas que he hecho y he buscado para controlar mi posible embarazo tienen que ver con que no me gusta sentirme triste. He buscado miles de formas para entusiasmarme y amortiguar la tristeza que siento cuando veo una prueba negativa o llega mi periodo y hoy noto que lo que no he hecho es darme permiso de estar triste y ver que, sí, se siente feo, pero sí puedo sentirla.

Hoy me gustaría dejarte algunos tips que podrían servirte si estás pasando por algo similar:

  • Nota si estás queriendo controlar que se de tu embarazo: ya sea que cheques tu moco cervical todos los días, tomes tu temperatura basal o estés súper pendiente de tu calendario registrando tus días fértiles y sí o sí hacer la tarea esos días. Observa si lo haces para no sentir algo (miedo de perder a tu pareja, tristeza como en mi caso, exigencia por parte de alguien, sentirte insuficiente como mujer…). Muchas veces cuando el tema se vuelve tarea y algo a controlar tiene que ver con que nos da la ilusión de que de nosotros depende y así podemos hacernos mensos de lo que estamos sintiendo.
  • Déjate apoyar: tienes permiso de tener miedo, de estar triste, frustrarte y hacer berrinche. Es normal y eso no te hace menos madura o inestable. Se vale dejarte cuidar y compartir lo que sientes con la gente que amas.
  • Se paciente con tu pareja: a él también le duele, incluso hasta puede que sienta que te falla y si es como el mío, hasta se trata mal en silencio. Buscar un bebé es cosa de dos (a menos que estés buscando ser madre soltera) y también los hombres tienen permiso de sentir.
  • Se vale poner límites: si contarle a alguien sólo hace que te sientas exigida, se vale pedirle que te apoye de otra forma. A veces cuando la gente nos quiere cuidar sin querer nos dan más de lo mismo (ideas para controlarlo, citas con médicos que luego son alarmistas y te dicen que nunca te vas a embarazar, etc). Si no te sirve, se vale pedir que te apoyen de otra forma.
  • Siente, suelta: es muy cansado estarte peleando con no sentir. Sólo siente, y ten paciencia contigo, puedes con eso y verás que cuando sólo sientes todo el ímpetu controlador hasta desaparece.
  • Disfruta: con todo y la tristeza también se puede disfrutar. Date permiso de disfrutar a tu pareja y de disfrutarte a ti. La vida no termina cuando vida no llega.
  • Se vale sentir envidia: no te hace mala persona envidiar panzas ajenas, eres humana.

Espero que esta Columna te haya servido.

Adri

Adriana Carrillo